El obispo Zornoza la toma ahora con las cofradías

El prelado critica los «gastos ostentosos» y el afán de «poder» y de «figurar» en las hermandades

El Obispo diocesano, Rafael Zornoza, ha enviado una carta pastoral a las hermandades y cofradías, que bajo el título ‘Discípulos y apóstoles de Cristo que asumen su vocación y misión en las cofradías’, ha sentado las bases de la naturaleza y misión de las hermandades.

Y de paso supone una durísima crítica contra determinadas actitudes de los cofrades, justo pocos días después de la celebración del pleno del Secretariado Diocesano en la localidad de San Fernando.

Zornoza no se corta al señalar que «las hermandades son una realidad muy importante de la Iglesia. Sois asociaciones de fieles de la Iglesia Católica, con capacidad de convocatoria y cauce de piedad».

Eso sí sostiene que «más allá de la legalidad, hay que evitar también contrasentidos que, además, nos hacen más vulnerables, como por ejemplo los gastos ostentosos y superfluos que puedan escandalizar».

Su posición se endurece cuando señala que «somos Iglesia, una familia que comparte el amor de Dios en la fe. Este mundo dividido y enfrentado, individualista y subjetivista, necesita más que nunca el testimonio de la unidad, que brota de la obediencia filial y del amor a la Iglesia y a la jerarquía que es sacramento de Cristo. No tiene sentido entre nosotros el interés personal, los protagonismos ostentosos, el figurar; menos aún, el afán de poder. Sobran los personalismos y los modos autoritarios, así como todo tipo de reyertas, criticas o cualquier aprovechamiento particular».

Finalmente concluye argumentando que «las cofradías, como Iglesia que son, no viven para si mismas, existen para evangelizar. Este carácter misionero deben ejercerlo en primer lugar entre los mismos hermanos alejados y en su interés por transmitir la fe a los demás. Este es quizá el aspecto más urgente que nos exige una conversión personal y pastoral en sentido misionero, lo cual supone fidelidad, espiritualidad, generosidad, y, sobre todo, salir de esquemas pasados, inercias y rutinas, para afrontar con audacia y compromiso los nuevos retos».