El Consejo de Ministros ha aprobado un real decreto que reduce el límite genérico en 30 kilómetros en las calles de un solo carril o de un único carril por sentido de circulación, que son la mayoría en las ciudades españolas (por ejemplo, el 80% de las vías en Madrid). La velocidad máxima será además de 20 km/h en zonas urbanas en las vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera (es decir, aquellas en las que no existe diferencia de altura entre la acera y la calzada), y en 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

Otras medidas adoptadas son el aumento de 3 a 6 puntos que se retirarán en las sanciones por utilizar el teléfono móvil de manera manual (sin manos libres), así como el aumento de 3 a 4 puntos por no utilizar el cinturón de seguridad, el casco, y otros elementos de protección.

Infracción grave

Otras medidas desveladas por el ministro de Interior es la calificación como «infracción grave» llevar en el vehículo dispositivos de detección de radares, lo que supondrá la sanción de 500 euros y la pérdida de tres puntos en el carné de conducir. En la actualidad solo está sancionado su uso durante la conducción, pero según el ministro «se ha demostrado que, ante un control vial, los conductores los desactivan para impedir que los agentes de Tráfico puedan acreditar su utilización, por lo que una vez aprobada la reforma se sancionará su mera tenencia».

Además la reforma incluye una nueva infracción muy grave, definida como «cometer fraude en los exámenes de conducir utilizando dispositivos de intercomunicación no autorizados». En este caso la sanción será de 500 euros y 6 meses sin poder presentarse al examen de conducir.

Los turismos y motocicletas no podrán rebasar en 20 kilómetros/h los límites de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos.

Se regula además el sistema de carné por puntos, que añade como modificaciones que se podrán recuperar 2 puntos del carné por la realización de cursos de conducción segura certificados por la DGT. Y se unifica en dos años el plazo sin cometer infracciones para recuperar el saldo inicial de puntos, independientemente de la gravedad de la infracción cometida.

Satisfacción en Huelva

El concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Huelva, Luis Albillo, ha calificado de «acertada» la decisión del Gobierno de reducir el límite genérico de 50 a 30 kilómetros/h en las calles de un solo carril o de un único carril por sentido de circulación; que son la mayoría en la ciudad, ya que se trata, como ha proseguido, «de priorizar la seguridad vial y potenciar al peatón».

Así lo ha puesto de manifiesto en declaraciones a Europa Press el concejal, quien ha remarcado que esta medida va en la línea del Plan de Movilidad Urbana Sostenible que, con la participación de la sociedad onubense, está elaborando el Consistorio.

Albillo ha remarcado que entre el 60 y 70 por ciento de las calles de Huelva son de un único sentido; por lo que se verían afectadas por esta medida que comparte para contribuir a una mejor seguridad vial de los onubenses.

De hecho, como ha explicado, en zonas multimodales, como puede ser la Gran Vía; donde confluye la peatonalización con la circulación de vehículos autorizados y un carril bici. Por ejemplo, plantean desde el ente local que esa velocidad sea de 20 kilómetros/h e incluso menor (10km/h) en calles peatones donde solo acceden los vehículos para acceder a los garajes.

Renovación y modernización de ordenanzas

En esta misma línea, el edil ha incidido en que, además de en la elaboración de este plan de Movilidad Urbana Sostenible, su departamento está inmerso en la renovación y modernización de determinadas ordenanzas ya que, por ejemplo, la relativa a los ciclomotores es de 1988. Por tanto, se ha mostrado convencido de la necesidad de adaptar la normativa a la nueva sociedad onubense. A su juicio, «hay que mejorar la situación del peatón frente al vehículo, así como fomentar el transporte público».

Además, según ha remarcado Albillo, todas estas circunstancias y planes deben tenerse en cuenta ante el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para fomentar espacios peatonales, el carril bici y una movilidad sostenible.