Unos trescientos asistentes entre padres, profesores, representantes de la patronal y sindicatos docentes se han concentrado este viernes 13 de noviembre frente al Congreso de los Diputados para manifestar su «contundente rechazo» a «la escuela única, pública y laica» que pretende imponer la ‘ley Celaá’.

«La enseñanza en venta», «el Estado decide a que colegio va tu hijo», y otras pancartas en contra de la ‘ley Celaá’ ondeaban durante la lectura de un manifiesto. En este escrito, los organizadores denunciaban «la fuerte carga ideológica» de la nueva ley educativa con la que el Gobierno pretende «cambiar radicalmente el modelo educativo, al eliminar derechos y libertades» y otorgar un papel subsidiario a la educación concertada con relación a la pública condenándola a su rápida desaparición».

Nuevas movilizaciones ante la ‘ley Celaá’

La Plataforma Más Plurales ha anunciado la convocatoria de nuevas movilizaciones para mostrar su rechazo a la LOMLOE, la reforma de la ley educativa conocida como ‘ley Celaá’ y ha recordado al Gobierno que «está a tiempo de rectificar».

La plataforma tiene previsto convocar otra manifestación para el próximo jueves, 19 de noviembre, coincidiendo con el Pleno del Congreso en el que se abordará la reforma educativa.

«Vamos a seguir adelante con las movilizaciones para que nos escuchen en la calle, ya que no nos dejan estar dentro», ha indicado Begoña Ladrón de Guevara; portavoz de Más Plurales a Europa Press, quien ha confirmado la voluntad del colectivo de seguir adelante con las movilizaciones más allá del próximo jueves.

Mantener la esperanza

«Mantenemos la esperanza hasta el final y que en el pleno pueda haber alguna enmienda viva que mejore un poco la ley y no suprima la libertad de las familias», ha añadido Ladrón de Guevara.

Por su parte el presidente de CECE, Alfonso Aguiló, ha calificado de «éxito enorme» la concentración y ha recordado la «gran movilización social» que ha generado el rechazo a la reforma educativa.

«Todo el sector está muy movilizado, muy unido y dispuesto a defender los intereses de la enseñanza concertada, porque no es lo mismo elegir colegio a que te lo asignen y que las familias queden expuestas a una decisión arbitraria de las consejerías», ha indicado el presidente de CECE.

Asimismo, Aguiló se ha mostrado muy satisfecho por la respuesta ciudadana a las reivindicaciones de la plataforma y ha recordado que casi 1,5 millones de personas han firmado ya el Manifiesto ‘Paremos la Ley Celaá’.

También ha criticado «la falta de consenso y la imposición» de la reforma. «Ha habido muchas reuniones, pero no negocian nada, todo es impuesto; argumentan que es condición de su socio de Gobierno y con cada enmienda lo estropean más», ha añadido el presidente de CECE.

Según Aguiló, la principal amenaza de la ley para la enseñanza concertada es «dejar en manos del gobierno la decisión de concertar aulas, con independencia de que exista demanda, porque la planificación educativa puede ser sensata u hostil y las leyes están para impedir que el poder ejecutivo actúe de manera arbitraria».