Agentes de la Guardia Civil han detenido en Jerez de la Frontera al conductor de una furgoneta que transportaba grandes bolsas envasadas al vacío de cogollos de marihuana, como consecuencia de un control policial establecido para verificar el cumplimiento de las medidas adoptadas frente al Covid-19. En un total de 160 bolsas llevaba 168 kilos de cogollos de marihuana, resultando un equivalente a 5.600 plantas.

Según ha explicado la Guardia Civil en una nota, la actuación tuvo lugar sobre las 13,30 horas del pasado miércoles, cuando los guardias civiles del Puesto de Jerez de la Frontera realizaban un punto de verificación de personas y vehículos en la salida de Jerez de la carretera A-2004 con la A-381 para verificar el cumplimiento de las medidas adoptadas frente al Covid-19.

Durante las distintas identificaciones los guardias civiles interceptaron una furgoneta. Tras el nerviosismo mostrado por el conductor procedieron a realizar un registro exhaustivo del vehículo. Los agentes encontraron el habitáculo trasero de la furgoneta una carga exagerada de grandes bolsas envasadas al vacío. Concretamente 160 bolsas que contenían un total de 168 kilos de cogollos de marihuana.

Por tal motivo, los guardias civiles procedieron a su inmediata detención como supuesto autor de un delito de tráfico de drogas y se instruyen diligencias por parte del Puesto de la Guardia Civil de Jerez de la Frontera.

Cultivan marihuana en pisos de Estella

La Guardia Civil y la Policía Local han desmantelado en Estella del Marqués, pedanía de Jerez de la Frontera, unas plantaciones de marihuana que se había instalado en el interior de dos domicilios de la citada localidad. Fruto de la operación los agentes han detenido a dos personas que habían instalado toda la infraestructura necesaria para su producción. La misma contaba con un completo sistema eléctrico alimentado de forma ilegal del alumbrado público.

Según ha indicado la Guardia Civil en una nota, el servicio se inició tras tener conocimiento de la existencia de que en ambos domicilios ubicado en esa Entidad Local Autónoma se habían instalado varios cultivos ilegales de cannabis de los denominados indoor.

Las investigaciones realizadas y los indicios recabados, permitieron que los guardias civiles con el apoyo de Policía Local, ubicaran los domicilios en los que se habían instalado las plantaciones. En la nota destacan que sus responsables habían tomado numerosas medidas para impedir cualquier observación desde el exterior; y que se había procedido a realizar un «enganche» ilegal desde el tendido eléctrico hacia la vivienda.

Otros objetos intervenidos

Los agentes en la realización de los registros de ambos domicilios de Estella localizaron varias plantaciones de marihuana que se ocultaban en el interior de varias habitaciones. Las mismas se utilizaban única y exclusivamente para el cultivo de la sustancia estupefaciente. Además, contaban con todo lo necesario para favorecer el rápido crecimiento de las plantas. Se han intervenido 563 plantas de marihuana que arrojaron un peso aproximado de 91 kilogramos; así como, una pistola tipo taser y una carabina de aire comprimido.

Los detenidos y todos los efectos incautados han sido puestos a disposición del titular del Juzgado número 2 de Jerez de la Frontera. Se les acusa de ser presuntos autores de un delito de cultivo o elaboración de sustancias estupefacientes; y otro de defraudación de fluido eléctrico, quedando en libertad bajo fianza hasta la celebración del juicio.