En un nuevo operativo policial contra el cultivo de marihuana, la Policía Nacional ha intervenido 257 plantas en el interior de una vivienda del barrio de Piedras Redondas en Almería. En este sentido, ha detenido a cinco personas de una misma familia, tres mujeres y dos hombres, propietarios de las viviendas y de la plantación desmantelada.

Según ha informado en un comunicado, desde abril de este año la Policía Nacional venía controlando los movimientos que realizaba una pareja que residía en el barrio de Piedras Redondas. En dicho barrio tenían su vivienda habitual y en cuyas cercanías eran propietarios de un segundo inmueble dedicado al cultivo de marihuana.

Exteriormente la vivienda gozaba de apariencia de normalidad, salvo por las ventanas cerradas las 24 horas del día. Sin embargo en su interior, los detenidos supuestamente habían configurado un minucioso sistema de temperatura y humedad idóneos para la prosperidad de las plantas de marihuana, todo ello enganchado a la red eléctrica de manera ilegal.

Desmantelan los cultivos de marihuana

Finalmente, el 4 de noviembre, la Policía Nacional procedió a la entrada y registro de tres domicilios relacionados con la pareja investigada y durante estos intervinieron 257 plantas de marihuana, que arrojaron un peso de 32 kilos, un kilo y 150 gramos de cogollos de marihuana, 200 gramos de cocaína, 300 gramos de hachís, 8.065 euros en efectivo, 23 transformadores, 23 lámparas, 36 bombillas de 600 w, 10 extractores, tres filtros, dos ventiladores, y cinco balanzas de precisión.

Además de los efectos intervenidos, la Policía Nacional detuvo a la pareja y otras tres personas más, familiares directos de los primeros. Junto a un presunto delito contra la salud pública, a los detenidos se les imputa un supuesto delito de defraudación de fluido eléctrico, al disponer de la energía necesaria para la prosperidad del cultivo de manera fraudulenta, y sin que el consumo quedase registrado en un contador para que se pudiese facturar.

En este sentido, la Policía ha destacado que este tipo de fraude eléctrico «es un grave problema para la seguridad y la salud de las personas que conviven cerca, ya que las instalaciones manipuladas no cumplen la normativa en materia de seguridad, generando un importante riesgo para los que las tocan o circulan por las proximidades de las instalaciones».

Asimismo, ha subrayado que «existe un perjuicio para las personas dadas de alta legalmente y que abonan sus facturas a las compañías eléctricas correspondientes». En Almería ya se han registrado casos de incendios en viviendas como consecuencia de dichas manipulaciones.

Tras la actuación policial, y adoptando las correspondientes medidas de seguridad por parte de agentes de atención al ciudadano, los operarios de la compañía eléctrica procedieron al desenganche ilegal de luz de la vivienda, y al restablecimiento normal del suministro en el barrio de Piedras Redondas de Almería.

Otro clan familiar 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Almería a tres personas supuestamente relacionadas con dos cultivos de marihuana ocultos en el interior de dos viviendas propiedad de la misma familia. Los arrestados son el padre, la madre y el hijo de 24 años de edad, y se han decomisado 407 plantas.

La investigación policial culminó recientemente cuando la Policía Nacional procedió a la entrada y registro en dos viviendas, una situada en la carretera de Venta Cabrera a Viator, y la otra en la localidad de Pechina.

Según ha informado la Comisaría, existían indicios de que en su interior albergaban un complejo sistema de regadío y temperatura idóneos.

Dichas construcciones presentaban las características propias de las plantaciones indoor de marihuana; fuerte olor en la zona, máquinas de aire acondicionado funcionando las 24 horas del día, y vigilancia intensa en la zona por parte de los arrestados.

Las ventanas de los inmuebles, permanecían cerradas durante todo el día o se encontraban tapiadas. El objetivo era impedir accesos no deseados, o no revelar realmente el uso que a la vivienda se le estaba dando.

Durante el registro, Policía Nacional intervino 407 plantas de marihuana, 59 focos, 59 transformadores, seis extractores, cinco filtro de aire, 46 cartuchos de diferentes calibres, una báscula de precisión y 500 euros en efectivo.

El operativo policial ha concluido con la detención del matrimonio y su hijo como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico, al existir dos acometidas eléctrica ilegales que suministraban la energía que demandaban las plantaciones, sin que las mismas quedasen registradas en un contador.