Agrede a sanitarios en El Puerto tras pedirle que se pusiera una mascarilla. El sector de Sanidad de CSIF Cádiz vuelve a denunciar y lamentar un episodio violento en un centro de salud, en esta ocasión en El Puerto, en la Casa del Mar. El incidente ocurrió este pasado día 9 de noviembre, contra sanitarios del centro de El Puerto; que estaba realizando labores de admisión y triaje. Y después al acceder al centro, contra el resto de sanitarios que allí se encontraban.

El usuario estaba siendo requerido para que se colocara una mascarilla quirúrgica (la que llevaba era de tela simple y mal colocada); pero entró en cólera, insultando, amenazando y arremetiendo contra todo el personal que se encontraba. Además, acabó saltándose el cordón de seguridad para separar a los trabajadores de la Unidad de Atención a la Ciudadanía en El Puerto, y entró hasta la sala de extracciones.

Los trabajadores del centro llamaron a la Policía en El Puerto e interpusieron la demanda correspondiente por negarse a ponerse la mascarilla. Y se activó el protocolo contra agresiones establecido por el Servicio Andaluz de Salud.

Más personal a seguridad

Desde CSIF se reclama que se destine más personal de seguridad a los centros de salud de Atención Primaria, donde este tipo de incidentes son cada vez más habituales. “No sabemos cuántas agresiones más han de producirse para que la Dirección del Distrito Bahía de Cádiz-La Janda tome las medidas oportunas para garantizar la seguridad e integridad de trabajadores y usuarios”, apuntan desde el sindicato en relación al incidente en El Puerto por la mascarilla.

Al mismo tiempo, CSIF recuerda que el personal de gestión no ha de realizar la labor de triaje ni de admisión; aunque se ha convertido ya en una práctica habitual por parte del SAS, debido a la enorme falta de personal y la mala organización de los centros.

Por último, la central sindical alerta de que desde que se puso en marcha el punto Auto Covid en este centro sanitario, son muchos los usuarios que, una vez se someten a la prueba PCR correspondiente; terminan accediendo al centro de salud, suponiendo un riesgo para todas las personas que estén en ese momento en el interior del edificio.

Agresiones a sanitarios

El número de agresiones a profesionales del sistema sanitario andaluz ha disminuido un 32 por ciento en este año 2020, al contabilizar un total de 790 entre los pasados meses de enero y septiembre frente a las 1.171 del mismo periodo de 2019.

Son datos que ha desgranado este jueves en comisión parlamentaria el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre; quien en una comparecencia a petición propia ha analizado el nuevo Plan de Prevención y Atención de Agresiones para los profesionales del Sistema Sanitario Público Andaluz aprobado en Mesa Sectorial el pasado mes de febrero y que entró en vigor en octubre, y donde ha advertido de que «cualquier agresión es injustificable y debemos luchar contra ello».

En palabras del titular de Salud y Familias, esta nueva estrategia «aborda acciones más eficaces consensuadas con los agentes sociales, asociaciones de pacientes, asociación de letrados de la administración sanitaria y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado».

En el período de 2017 a 2019, en el 62,5% de los casos el agresor es el usuario o paciente, y en el resto el acompañante. El 57% de los agresores son hombres, y en el 32,6% de los casos el agresor tiene entre 18 y 35 años, que es el grupo más numeroso, seguido por el grupo de 36 a 45 años con el 29,7%, según ha detallado la Consejería en una nota.

La Junta pone en relieve el refuerzo de la seguridad 

Desde la Junta ponen de relieve que el referido plan de Agresiones tiene como novedad «la potenciación de las acciones dirigidas a concienciar a los pacientes y usuarios, el refuerzo de medidas de seguridad en los centros sanitarios y las condiciones de seguridad en los lugares de trabajo».