La alcaldesa de El Granado (Huelva), Mónica Serrano (PSOE), ha pedido a los vecinos de la localidad que lleven a cabo un confinamiento voluntario. Todo tras conocer un brote de once casos que afecta a tres familias del municipio, por lo que durante el fin de semana «no ha habido nadie en la calle».

Así, en declaraciones a Europa Press, la alcaldesa ha indicado que al ser un pueblo pequeño –poco más de 500 habitantes– «hay mucho contacto directo». Por lo que están «preocupados» y a la espera del resultado de para reducir los contagios.

De esta manera, Serrano ha apuntado que con las medidas que se han tomado no hay gente en la calle. Por lo que estas dos semanas esperan «poner freno al virus», al tiempo que ha subrayado que están ante un caso «excepcional» y que «hay que frenarlo lo antes posible».

En este punto, ha detallado que el Consistorio ha cerrado las plazas, los parques, así como se han precintado los bancos. Y han intensificado las labores de desinfección. Asimismo, ha explicado que los bares han decidido cerrar voluntariamente durante estos días «para ver la evolución de la situación y no ha habido nadie en las calles porque la gente está asustada».

Además, este martes se están realizando más pruebas PCR y se encuentran a la espera de los resultados. Por lo que ha reiterado que «hay que dejar pasar estas dos semanas que son cruciales». Y que «todos estamos expuestos ya que es una realidad con la que vamos a tener que vivir».

En este sentido, ha recordado han pasado de tener un caso aislado al principio de la pandemia a este brote. Pero que se ha actuado «con rapidez» ante las circunstancias porque comenzaron a tomar medidas cuando había tres casos «aunque luego han salido más».

Con respecto al estado de los afectados, Serrano ha señalado que todos lo están pasando «como si fuera un resfriado», menos una persona mayor que se encuentra ingresada.

Precedente en Barbate

Hay que recordar que, recientemente, el Ayuntamiento de Barbate recomendaba a través de un bando de su alcalde, Miguel Molina, el autoconfinamiento a los vecinos y cierra las dependencias municipales y las zonas de juegos infantiles de los parques ante el número creciente de casos de Coronavirus (Covid-19).

El Ayuntamiento de Barbate recomendaba a través de un bando de su alcalde, Miguel Molina, el autoconfinamiento a los vecinos y cierra las dependencias municipales y las zonas de juegos infantiles de los parques ante el número creciente de casos de coronavirus (Covid-19).

A los vecinos de Barbate se les pide que salgan lo mínimo imprescindible de la vivienda. Se recomienda que suspendan las bodas, bautizos y comuniones. También que eviten relacionarse con grupos estables de convivencia dentro del núcleo familiar, limitar las salidas de la población menor hasta las 1,00 horas y evitar reuniones superiores a más de diez personas tanto en espacios cerrados como abiertos.

También se pide a los hosteleros de Barbate que limiten el aforo de las terrazas al 50%; a las personas de riesgo y mayores de 60 años, que salgan entre las 9,00 y 11,00 y las 19,00 y 21,00 horas; y a los jóvenes, que no visiten a los mayores.

Por último, el Ayuntamiento de Barbate reincide en la limpieza de manos, la distancia de seguridad entre personas y el uso obligatorio de mascarilla.