Espectacular acción policial para detener a un hombre armado en Sevilla. La Policía Local de Sevilla detenía el pasado sábado a un hombre de 54 años en la conocida como zona de la Juncal. El varón, de aparente procedencia extranjera, se encontraba paseando sin rumbo por las calles de esta zona del distrito Nervión.

Hasta ahí todo normal. Lo significativo era que el hombre iba armado con una pistola, lo que, lógicamente, llamó la atención la Policía Local en Sevilla. De hecho, no dudó en sacarla en cuanto se acercó el coche patrulla.

Ello provocó una inmovilización inmediata del hombre armado y a su consiguiente arresto en Sevilla. «Me atacó un niño y otra persona», exclamaba el hombre. Argumentaba una enfermedad mental mientras se mantenía armado.

Se trata de un viejo conocido de los agentes. «¿Por qué has hecho eso? Yo te he ayudado muchas veces», le recordaba uno de ellos antes de detenerlo en la calle Ramón y Cajal para, posteriormente, ingresarle en un centro sanitario.

La actuación policial ha sido grabada por el propio cuerpo de autoridad. En el vídeo puede apreciarse la precisión de la maniobra de inmovilización de una persona que podría haber sido un peligro real para los vecinos.

La última fuga de Pepito en Sevilla, otra detención de película

La última fuga de Pepito en Sevilla es una de las últimas grandes acciones policiales en Sevilla. José S. V., Pepito, llegó a disparar el arma reglamentaria del policía nacional de Sevilla que lo detuvo hace meses. Después de una nueva huida a toda velocidad desde las Tres Mil Viviendas hasta Su Eminencia pasando por la SE-30. El disparo se produjo en un forcejeo en el que este delincuente intentó arrebatar la pistola al agente, sin éxito. Afortunadamente, el tiro no le dio a nadie.

El Pepito, de 27 años, es un conocido delincuente del Polígono Sur que reside ahora en Su Eminencia. Es hijo de un pequeño traficante de las Tres Mil conocido como el Náufrago. Tiene antecedentes por tráfico de drogas, robos con violencia a punta de navaja y también por delitos contra la seguridad vial. No tiene permiso de conducir, pero eso no le impide coger el coche y mantener una persecución con la Policía.

Iba al volante de un Audi TT con dos familiares, uno de ellos menor de edad. El vehículo no llevaba matrícula delantera y llamó la atención de un patrullero de la Policía Local de Sevilla, que lo vio a las dos menos veinte de la mañana del sábado en la calle Escultor Sebastián Santos, una de las vías principales del Polígono Sur, en la zona conocida como Las Vegas.

La Policía le dio el alto, pero el Pepito se dio a la fuga. No llevaba ninguna mercancía ilegal, pero sí pesaba sobre él una reclamación judicial, iba bebido y sin permiso de conducir y no tenía justificación ninguna para circular con otras dos personas en un coche durante el estado de alarma decretado por el Gobierno central para hacer frente al coronavirus.

Se saltó un semáforo y se dirigió a la ronda de circunvalación SE-30 a toda velocidad. Detrás venía el patrullero de la Policía Local que le había hecho señales para que se detuviera. Comenzó una persecución que siguió por la SE-30 en dirección Córdoba y a la que se fueron uniendo más vehículos de la Policía Local y de la Nacional.

Los delincuentes se salieron de la autovía de cirvunvalación en dirección a Palmete, primero, pero luego giraron hacia Su Eminencia y la Plata. La fuga continuó por varias calles de este barrio, algunas de ellas muy estrechas. Tiraron por Vasco de Gama y salieron a la avenida Ingeniero La Cierva, donde querían girar de nuevo en dirección de vuelta al Polígono Sur. Allí les esperaba un vehículo camuflado del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Nacional, al que embistieron.