El investigador adjunto de la vacuna de Oxford Carlos Estévez ha afirmado que los resultados de ensayo clínico que avalen la seguridad y eficacia de la vacuna contra el Covid-19 no estarán hasta «finales de 2021».

«Ni antes había que tener un optimismo exacerbado y comunicar que la vacuna seguro la vamos a tener para diciembre; porque los resultados está previsto que los tengamos para finales del año que viene; ni tampoco me parece que esto sea un jarro de agua fría».

Así lo ha indicado Estévez en una entrevista con la cadena COPE recogida por Europa Press. Las declaraciones hacen referencia al efecto adverso que tuvo la vacuna de Oxford en un voluntario y que hizo pausar los ensayos, que ya se han retomado.

Según ha reconocido, «siempre es mejor que no haya efectos adversos en un estudio» pero ha defendido que «se ha procedido de manera muy adecuada y muy ordenada, siempre adhiriéndose a los protocolos internacionales».

Hay gente que se ha precipitado con la fecha de la vacuna

Además, sobre los anuncios hechos en torno a que la vacuna llegaría a España a finales de este año, el investigador ha aclarado que una cosa es «que la vacuna esté manufacturada, producida» pues de hecho «ya se está produciendo y se espera que haya dosis disponibles a finales de año»; y otra cosa son los resultados de ensayo clínico que «avalen la eficacia y seguridad de esa vacuna a la hora de administrarla en la población».

«Creo que ha habido gente en distintos ámbitos que se ha precipitado un poco quizá a la hora de garantizar que se va a administrar la vacuna a finales de año cuando los resultados definitivos del estudio van a estar disponibles al menos en Reino Unido, a finales del verano del año que viene», ha insistido.

Por ello, ha hecho un llamamiento a los políticos para que sean «bastante cautos» aunque comprende la «presión social tremenda» que tienen. También ha asegurado que «no se ha comprometido en ningún momento la seguridad del fármaco».

Sobre la eficacia de la vacuna, Carlos Estévez ha precisado que «ningún fármaco tiene un 100% de eficacia» aunque ha puntualizado que para el caso de la vacuna del Covid-19 «sí se ha determinado que tiene que haber una eficacia aproximada de un 50%».

Los ensayos de la vacuna de Oxford se vieron frenados

AstraZeneca decidió pausar el ensayo de la vacuna para el Coronavirus. Todo ello debido a la aparición de «una enfermedad inexplicable» en uno de los participantes.

«Como parte de los ensayos globales, nuestro proceso de revisión estándar ha pausado la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad», indicaba la compañía en un comunicado.

«Es una acción rutinaria que tiene que hacerse siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos», añadía AstraZeneca.

La farmacéutica ha agregado que, en los ensayos grandes, «las enfermedades aparecerán por casualidad». Sin embargo, en estas condiciones «deben ser revisadas para comprobar los datos cuidadosamente».

En este contexto, AstraZeneca ha asegurado que trabaja para «acelerar la revisión» de este «evento único».

Asimismo, ha asegurado que está «comprometida» con la «seguridad» de los participantes en el estudio. Al mismo tiempo ha destacado los «más altos estándares de conducta» de sus ensayos.

Vuelta a los ensayos

La Universidad de Óxford anunciaba este sábado que retoma los ensayos de la fase 3 de su vacuna contra el coronavirus que causa la Covid-19 y que desarrolla en colaboración con la farmacéutica AstraZeneca después de que se paralizaran los ensayos debido a que uno de los voluntarios había desarrollado una mielitis transversa.

«A nivel mundial unos 18.000 individuos han sido inoculados con vacunas experimentales dentro del programa de pruebas», ha apuntado la universidad en un comunicado.