Agentes de la Policía Local de Sevilla han detenido a un varón de 28 años por un episodio de violencia de género hacia su expareja, una mujer de 37 años. El agresor trató de estrangularla en el rellano de su casa, en la zona del distrito Cerro Amate de la capital, desenlace que evitó la intervención de varios vecinos.

En la madrugada del jueves, una llamada al 092, teléfono de emergencias de la Policía Local en Sevilla, alertaba de la presencia de una mujer que a gritos pedía ayuda en una calle del Distrito Cerro Amate.

Inmediatamente, varias patrullas de este Cuerpo adscrito a la Delegación de Gobernación del Ayuntamiento se dirigieron al lugar.

En el lugar, pudieron contactar con la víctima, una mujer de 37 años. Ésta denunciaba que su expareja la había abordado en la escalera de su domicilio y se abalanzó sobre ella tratando de estrangularla con sus propias manos.

Así, el agresor es un varón de 28 años con el que había mantenido una relación durante un año de convivencia en su domicilio.

Según manifestó, fue la intervención de varios vecinos lo que evitó que continuase con la agresión. A uno de los vecinos llegó a amenazarle con un cuchillo.

El Delegado de Gobernación del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, ha destacado «la rápida actuación de los vecinos que se enfrentaron al agresor poniendo en peligro su integridad para ayudar a la víctima».

La víctima, amenazada con anterioridad por su expareja

Al parecer, la víctima echó en falta hace unos días un juego de las llaves del domicilio, con anterioridad a la agresión recibió una llamada de su expareja diciéndole que estaba en el interior del mismo.

Por otra parte, los agentes pudieron comprobar que la vivienda estaba revuelta. La propietaria echó en falta un cuchillo de grandes dimensiones, posiblemente el utilizado para amenazar al vecino que la auxilió.

El resto de dotaciones policiales en servicio comenzó a rastrear la zona localizando al agresor en las inmediaciones. Entre sus pertenencias localizaron el cuchillo en cuestión y las llaves del domicilio de la víctima.

Con todo ello, los agentes procedieron a la detención del presunto agresor y a su traslado a dependencias policiales para ser puesto a disposición judicial.

Cabrera ha insistido en la «necesidad de denunciar cualquier situación de violencia que pueda desencadenar en episodios de riesgo para la mujer. El teléfono 016 está disponible para ofrecer asesoramiento y ayuda, no deja huella en las facturas, aunque sí en el registro de últimas llamadas del dispositivo, que es aconsejable borrar».