Depende de los gustos de cada uno. ¿A quién no le gusta tomar una ducha de agua caliente para relajar el cuerpo? Sin embargo, otras personas prefieren mejor tomar un baño con agua fría para refrescarse y reactivar el cuerpo. ¿Agua fría o caliente?

¿Pero qué es mejor? Pocos conocen que ambos gustos tienen sus ventajas y sus inconvenientes. No solo en cuanto a higiene se refiere. Tanto el agua caliente como el agua fría tienen una serie de efectos en nuestro cuerpo que es importante que conozcamos.

Ventajas y desventajas de bañarse con agua caliente

Dentro de los beneficios que obtenemos al tomar un baño con agua caliente se encuentra la reducción de estrés. Esto se produce con la liberación de oxitócica, una hormona que ayuda a regular los niveles de ansiedad. Por otro lado debemos mencionar el efecto que tiene sobre nuestros músculos. Los ayuda a evitar la rigidez y reducir de manera importante los dolores.

El sistema respiratorio es otro de los grandes beneficiados. Esto se debe a que el vapor del agua es ideal para limpiar los senos nasales. El agua caliente además de ayudarnos a combatir el frío, es ideal para mejorar la circulación; relajar el cuerpo y ayudarnos a conciliar el sueño.

Sin embargo no todo es color de rosa. El agua caliente también puede tener efectos negativos. Uno de ellos es la resequedad que suele producir en la piel. Además del envejecimiento que produce la perdida de elasticidad y la aparición de arrugas, el deterioro en el cabello y la desaceleración del sistema digestivo.

Ventajas y desventajas de una ducha con agua fría

Ahora bien, del mismo modo que el agua caliente, bañarse con agua fría tiene tanto sus beneficios como sus desventajas.

Dentro de los principales efectos positivos del agua fría debemos mencionar la perdida de calorías. Y como consecuencia la reducción de la grasa corporal. Un baño de agua fría puede ser una buena manera de recuperarse después de una rutina de ejercicios.

En cuanto a la piel, el agua fría ayuda a cerrar los poros, a tonificar la piel y puede ser una buena aliada en la lucha contra el acné. Para el cuero cabelludo y el pelo es de mucha ayuda ya que ayuda a cerrar las cutículas previniendo la acumulación de impurezas.

Ahora bien, dentro de las contraindicaciones que pueden tener los baños de agua fría es importante mencionar que las personas con hipertiroidismo no deben hacerlo con frecuencia y tampoco quienes padecen de complicaciones cardiacas. El agua fría suele estimular el sistema nervioso, por es negativo para quienes sufren de insomnio.