Mamen Sánchez pierde su demanda contra la libertad de opinión del fundador de El MIRA

La Audiencia Provincial advierte a Mamen Sánchez que no tiene fundamento denunciar opiniones sobre su gestión

-

La Sección Octava de la Audiencia Provincial ha confirmado el Auto de sobreseimiento del Juzgado de Instrucción número 2 de Jerez. La justicia dice no al intento de Mamen Sánchez de coartar la libertad de expresión y de opinión de los ciudadanos.

Mamen Sánchez no soporta las críticas, más aún si se hacen desde canales con gran audiencia, como puede ser el medio con mayor «share» de la ciudad. (Casi la mitad de la información que se mueve por Jerez es realizada desde El MIRA). Para lograr evitar dichas críticas, en estos días achacan a la edil el gastar el dinero de los jerezanos en campañas publicitarias en diversos medios en plena pandemia. Concretamente entre junio y julio, casi 300 mil euros, la mayor parte destinada a Andalucía Información, el quinto medio digital de Andalucía con mayor número de visitantes. Pero no todo se puede comprar. Hay que recordar que El MIRA es el más visitado en la comunidad autónoma según datos de la auditora OJD.

En este caso, la edil socialista no atacó a EL MIRA, uno de los únicos medios que publican sin censura en la ciudad, sino que dirigió su índice hacia el fundador de la cabecera digital, Jaime Núñez. Lo acusó de haber cometido un delito de calumnia y de injurias. Hay que reseñar que el editor de esta casa publicó un tweet el 6 de diciembre de 2018 en contestación al periodista jerezano de Canal Sur, David Gallardo. Mamen Sánchez denunció su opinión. A dicha demanda, la justicia ha dicho «no», por «incongruente» y por querer demandar «una valoración libre sobre su gestión».

OPINAR NO ES CALUMNIAR

En primer lugar, la Audiencia Provincial, entiende que «el razonamiento del abogado de Mamen Sánchez de querer denunciar esta opinión ciudadana es incongruente. Por tanto, la juez instructora señala que no hay calumnia». Establece en su argumento que Núñez «realiza una valoración sobre una noticia de un medio nacional» en la que ella es protagonista.

En el auto apelan «a lo dicho reiteradamente por el Tribunal Constitucional, la proclamación de la libertad de expresión como derecho fundamental de la persona. Aseguran que las referidas libertades adquieren un valor preferente sobre el derecho al honor. Por no tener éste esa trascendencia en orden al funcionamiento de las instituciones públicas. Si bien, tal prevalencia ha de aplicarse sólo a los casos en que los pensamientos, ideas opiniones o informaciones se refieren a asuntos de interés general, y no a aquellos otros relativos a conductas privadas». Por lo que no tiene fundamento alguno que una alcaldesa de una ciudad vaya al juzgado, con abogados pagados por todos los jerezanos, para denunciar críticas a su gestión.

La Audiencia señala que las circunstancias que han de tenerse en cuenta para fijar el grado de protección constitucional del mensaje son:

  • El juicio sobre la relevancia pública del asunto
  • El carácter de personaje público del sujeto sobre el que se emite la crítica u opinión, y, especialmente si son titulares de cargos públicos, cualquiera que fuere la institución a la cual sirvan. Hay que tener en cuenta que como consecuencia de la función que cumplen las libertades de expresión y de información en un sistema democrático, sus titulares han de soportar las críticas o las revelaciones aunque «duelan, choquen o inquieten» o sean especialmente molestas o hirientes.

A juicio de la Sala «no hay en el presente caso expresión alguna con potencia ofensiva para lesionar la dignidad de Mamen Sánchez.  El investigado, en un hilo abierto de twitter y ante unas noticias determinadas, solo expresa un parecer». Dicho comentario decía que «de seguir así, Sánchez acabará en prisión por prevaricación y malversación».

La Sala desestima así el recurso de apelación interpuesto por Sánchez contra el Auto dictado por el Juzgado de Instrucción nº 2 de Jerez. Una victoria de la libertad de opinión y expresión a la vieja política que desea controlar lo que se dice y cómo se dice.

¿Cuál era el objetivo de Sánchez? 

Jaime Núñez lo tiene claro: «el objetivo es amedrentar y silenciar los que opinan diferente. Los que valoran libremente una cuestionable gestión sobre la ciudad en la que viven».

«El día que se celebró vista de conciliación, el abogado de Sánchez venía de Sevilla. Solicitó la paga de costas, que eliminara el tweet y que cesara de opinar sobre ella. Que dejara de opinar libremente sobre la persona que gestiona los impuestos que pago. Dije que no. Creo en la libertad de prensa, así como en la libertad de expresión y de opinión como aspectos fundamentales y garantes de la democracia. El día que publicamos el título universitario inventado de Mamen Sánchez, mi coche apareció con las ruedas rajadas y una abolladura en la carrocecería realizada por una patada. No van a callar ni a este medio que represento, ni mis opiniones ejercidas dentro de mi libertad personal», ha incidido el editor.

MIRA lo último

Te puede interesarrelacionado
Te recomendamos