Heridos dos funcionarios tras ser agredidos por un interno  

El preso se negó a ser cacheado y agredió a dos funcionarios que intentaron requisarle las sustancias y objetos no permitidos en la presión

Dos funcionarios del centro penitenciario de Botafuegos, en Algeciras (Cádiz), han sido agredidos por un interno que, tras la comunicación familiar que tenía programada el miércoles, se negó a ser cacheado por los trabajadores. Los funcionarios, entre los que se encuentra el jefe de Servicios, tuvieron que ser atendidos por el servicio de enfermería del centro.

Según han explicado desde la sección sindical de Algeciras de Acaip-UGT a través de una nota, a las 12,15 horas de éste miércoles, se reclamó con urgencia la presencia del Jefe de Servicios, el cual estaba inmerso en un cacheo extraordinario que tuvo que ser suspendido. Así, acompañado de otros funcionarios, se presentó en el departamento de Comunicaciones Interiores, donde se encontraba un interno que acababa de terminar la comunicación familiar.

Ante la negativa rotunda del preso a ser cacheado de forma rutinaria por los trabajadores allí presentes, se le ordenó que saliera de la dependencia, a lo que el interno también se negó. Cuando los funcionarios sujetaron por el brazo al interno para que saliera del lugar, este se puso a lanzar patadas y puñetazos a los trabajadores, alcanzando de lleno al Jefe de Servicios, y teniendo que ser atendidos en la Enfermería.

Finalmente, el interno fue conducido al departamento de aislados y, según han afirmado a Europa Press desde Instituciones Penitenciarias, una vez fuera de aislamiento, el preso hizo entrega de sustancias y objetos no permitidos en la prisión.

Tal y como han destacado desde Acaip-Ugt, el interno agresor es de los catalogados como peligrosos, debido a su trayectoria penitenciaria que comenzó en el año 2009, con múltiples expedientes disciplinarios dentro de la prisión por agresiones tanto a funcionarios como a otros presos.

Así, desde la Sección Sindical de Algeciras han instado a la Dirección de Botafuegos «para que proceda a la mayor brevedad posible al traslado del interno a otro Centro Penitenciario más acorde al perfil que presenta, así como a que se remitan los partes de hechos al Juzgado de Guardia, por si fueran constitutivos de delito».

Por otro lado, han recordado que los trabajadores penitenciarios son «el colectivo de empleados públicos que más agresiones sufre en el desempeño de su actividad laboral, en concreto en los últimos seis años más de 2.100 agresiones con lesiones, sin contar agresiones sin lesiones, amenazas de muerte ni insultos».

Asimismo, desde Acaip-Ugt han instado a la Administración Penitenciaria «a velar por la vida e integridad tanto física como mental de sus propios trabajadores, mediante un protocolo eficaz de actuación frente a las agresiones, la dotación de medios humanos y materiales que requiere Botafuegos».

Por último, han reclamado también que se elimine la masificación de la población reclusa, y han solicitado la presencia de la abogacía del Estado en los procedimientos penales en los que los funcionarios se ven inmersos. «Lo que es una auténtica aberración es el no reconocimiento a los trabajadores como agentes de la autoridad a pesar del medio en el trabajamos», han concluido.