Un mes sin Aless Lequio

El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio falleció a los 27 años de edad víctima del cáncer, que llevaba batallando desde hacía dos años

Siempre tan amable y respetuoso con la prensa, tan atento a todo el mundo que le reclamaba con una sonrisa siempre en su rostro… Este 13 de junio se cumple un mes del fallecimiento de Aless Lequio, y lo cierto es que hoy sigue siendo igual de impactante que el primer día.

Le vimos crecer, revolverse ante los micrófonos, ser un niño travieso, pero con una risa que llenaba todas las pantallas. Las cámaras, los focos… siempre estuvieron muy presente en su día a día.

Asumió la fama que le correspondía por ser hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, pero con el paso de los años, se desligó de esa imagen y consiguió ser él mismo. Lo que muchos hijos de famosos pretenden y nunca consiguen.

Un luchador sin descanso, incansable, que desde el primer momento que supimos que padecía cáncer, nos dio una lección de vida. Siempre con una sonrisa marcada por la esperanza, hizo de esta enfermedad algo ‘normal’.

Nunca dejó de trabajar ni de luchar por lo que quería, para él, estar en tratamiento no era un impedimento para seguir llevando a cabo sus labores profesionales. Por eso, durante esos dos años de lucha, nunca dejamos de verle y de admirarle por su gran fortaleza humana.

Hoy, es imposible no acordarnos de él, porque ha dejado un legado imborrable, pero sobre todo un aprendizaje en todos nosotros que no se nos olvidará jamás.

Su familia llora en silencio, todo ha cambiado para ellos desde que Aless Lequio se convirtió en un ángel, luchan por salir adelante y se apoyan en sus seres queridos.

Su recuerdo, hoy más que nunca, está presente en lo más íntimo de cada uno de nosotros, porque su lucha traspasó el alma de toda la gente que le admiraba.