Detenido por amenazar de muerte públicamente a dos políticos

La Policía Nacional ha calificado de «delito de odio» al suceso ocurrido en Sevilla, en el que el autor ha utilizado las redes sociales como vía para personalizar su intimidación

La Policía Nacional ha detenido a un varón de 54 años de edad, identificado como M.M.A., por su presunta participación en un delito de odio, al publicar a través de su perfil público de una conocida red social comentarios «amenazando de muerte a dirigentes políticos de dos partidos de ámbito nacional» y llegando a personalizar estas amenazas contra dirigentes concretos.

Una vez detenido, el hombre ha reconocido ante los agentes ser el autor de los hechos, según explica en un comunicado la Policía Nacional, que señala que esta investigación se inició gracias una información facilitada por la Policía Local de Sevilla.

La detención se llevó a cabo el pasado martes 9 de junio, y los agentes tenían conocimiento de las diversas publicaciones realizadas por el arrestado a través de una conocida red social, donde difundía mensajes de odio y amenazas a los dirigentes de partidos políticos de ámbito nacional por motivaciones ideológicas.

Una vez identificado y localizado, los agentes le han detenido y él ha reconocido ser el autor de los hechos ante la Policía.

La investigación y el atestado realizados por los agentes integrantes de la Brigada Provincial de Información se ha elevado al Juzgado de Instrucción de Guardia de Sevilla.

Concepto de delito de odio

La Policía Nacional ha explicado que la terminología «delitos de odio» se ha acuñado para definir a una categoría de conductas que presentan como factor significativo y común la presencia de un elemento motivador, el odio y la discriminación.

Los delitos de odio son aquellos incidentes que están dirigidos contra una persona motivados por un prejuicio basado en: la discapacidad, la raza, origen étnico o país de procedencia, la religión o las creencias, la orientación e identidad sexual, la situación de exclusión social y cualquier otra circunstancia o condición social o personal.

Cualquier persona puede ser víctima de un delito de odio, con independencia de que pertenezca al grupo al que va dirigida la hostilidad o prejuicio, y estas acciones pueden efectuarse contra las personas o la propiedad.

Prevenciones ante los delitos de odio

En aquellos supuestos en los que una persona pueda haber sido víctima o conociese la existencia de un «delito de odio», la Policía Nacional recomienda denunciar el incidente lo antes posible.

Además, ha recomendado que se porte un documento de identidad que acredite los datos personales, se facilite información detallada sobre los hechos sufridos o de los que ha sido testigo, así como del autor/es del acto, lugar o testigos presenciales, entre otros.

Otras sugerencias de la Policía Nacional son solicitar un intérprete si no se comprende el idioma o si la persona se expresa mediante el lenguaje de signos.

Después del incidente, si no se va a realizar la denuncia de forma inmediata, se recomienda «que anote o grabe toda la información sobre el mismo» porque ello permitirá, a la hora de plasmar los hechos en la denuncia, «que se recojan todos los extremos con el mayor detalle y exactitud posibles».