Padilla se despide a lo grande de su Jerez

Crónica de la tercera de la Feria del Caballo 2018 de Jerez en la despedida del torero jerezano de su Plaza

Plaza de Jerez de la Frontera (Cádiz), sábado, 12 de mayo de 2018. Tercera corrida de la Feria del Caballo 2018. Cielo soleado con poniente molesto. Lleno de “No hay billetes”. Preside Rafael Carrero. Ameniza la banda “Acordes de Jerez”, dirigida por Domingo Díaz.

Se lidiaron toros de la ganadería de Juan Pedro Domecq (que pasta en Castillo de las Guardas, Sevilla), con pesos entre 475 y 490 kilos, parejos de presentación. En el arrastre, el cuarto y el sexto fueron aplaudidos; el segundo y el tercero, pitados.

Juan José Padilla, entera tendida y desprendida que fue suficiente; una oreja.  Media tendida y gran estocada fulminante; dos orejas.

José Antonio Morante de la Puebla, dos pinchazos y entera en su sitio; silencio. Dos pinchazos y entera traserilla; ovación que saluda desde el tercio.

José María Manzanares: pinchazo y descabello; silencio. Entera en su sitio; una oreja.

Incidencias: en una parte del tendido había aglomeración de banderas piratas portadas por la Juventud Taurina Jerezana. Al terminar el paseíllo los alumnos de la escuela taurina de Jerez hicieron entrega a Juan José Padilla de un recuerdo de esta su despedida de la plaza de Jerez y el público le rindió una calurosa ovación, que él correspondió con emoción desde la boca de riego. Padilla fue sacado apoteósicamente a hombros por la Puerta Grande, con todo el público en pie.

Era la tarde más esperada de la Feria del Caballo 2018. Se tenía anunciada la despedida de Juan José Padilla de ésta que es su plaza, y Morante hace semanas que eligió Jerez para su vuelta a los ruedos tras la retirada temporal provocada por la tarde desastrosa de El Puerto en mano a mano con El Juli. Morante en Jerez está como en casa y aquí se le trata como de casa. Razón doble para la expectación; el resultado fue que el cartel de “No hay billetes” llevaba colgado una semana. El cartel lo cerraba Manzanares, torero de arte, hijo de aquel artista que aquí también fue tan querido. Sólo faltaba que los toros acompañaran, y en su presentación fueron, desde luego, cuidados. También se cuidó la presentación de la plaza, aunque dicen las malas lenguas que el coste de la pintura lo ha pagado Morante de su bolsillo.

Toros en Jerez – Feria del Caballo 2018 | Froilán Solis para elMIRA.es

Padilla, de teja y oro, a su primero, que salió corretón y abanto, lo recibió con doblones y lances buenos más media pero dio una voltereta; la puya fue desarreglada girando el caballo de Jaén. Los pares del maestro fueron al cuarteo, dos, y de dentro a fuera, el tercero.

Juan José Padilla se despide de la Plaza de Toros de Jerez – Feria del Caballo 2018 | Froilán Solis para elMIRA.es

Brindó al público y empezó por doblones, sufriendo una colada y anunciando pronto el toro que no iba a colaborar; en el tercio hubo tres tandas en redondo, especialmente buena la tercera; con la izquierda hay una serie larga esforzada y volvemos a la derecha cuando el animal se va a tablas, para circulares y trasteo; la vuelta triunfal la hizo ondeando una bandera pirata.

Juan José Padilla – Feria del Caballo 2018 | Froilán Solis para elMIRA.es

En su segundo, colorado y cornidelantero, arranca de rodillas con largas cambiadas, verónicas buenas y medias, todas por pares; lo lleva por delantales al caballo, donde mete los riñones, y el quite se teje con chicuelinas alternando con tafalleras y revolera. Las banderillas las puso al cuarteo, citando desde el centro, y al violín.

Juan José Padilla – Feria del Caballo 2018 | Froilán Solis para elMIRA.es

Brindó a sus padres y citó de rodillas en la boca de riego para seis muletazos seguidos y el de pecho ya de pie, arrancando en tromba; vinieron luego dos series de pase largo, con circular y molinete mientras suena el pasodoble “Juan José Padilla”; con la izquierda hay ayudados lentos pero el toro se queda y remata con dos de pecho; a diestra el toro empieza con complicaciones hasta que se raja, pero lo sujeta con molinetes, siguiendo el desplante del litrazo y toreando de rodillas; después hay otra serie similar y la plaza estalla, como si fuera Pamplona, con el grito de “illa, illa, Padilla maravilla”; el final es por manoletinas más el de pecho, desprecio y desplante. Catorce segundos tardó el toro entre la estocada y el suelo.

Morante, que vestía de catafalco y oro y lucía patillas a imitación del torero “El Africano”, a su primero, colorado engatillado, lo recibió con lances jaleados y media; la puya fue trasera y rectificada y las banderillas transcurrieron en lo normal. La faena empezó en tablas con ayudados por alto y al sacarlo dobla; en el tercio hay una serie de uno en uno a media altura; con el toro parado; no se lo piensa más y va a por la espada.

Morante con look dieciochesco – Toros en Jerez – Feria del Caballo 2018 | Marciano Breña para elMIRA.es

En su segundo, corretón, recibe por verónicas en tablas, con chicuelinas en el tercio, delantal y larga natural; al caballo lo lleva de una revolera y al arrancarse de medio lejos rompen los aplausos, con una puya aceptable y aplausos al picador; Lili anduvo bien con los palos. La faena empezó en tablas por alto y luego en el tercio hubo serie, a media altura, de uno en uno, pero luego vinieron dos buenas bajando la mano, aunque amenaza con irse; por la izquierda hay una tanda larga, citando al hilo, y vuelve a la derecha para otra buena; la preparación fue con la izquierda.

Morante – Toros en Jerez – Feria del Caballo 2018 | Froilán Solis para elMIRA.es

Manzanares, que vestía de marino y azabache, a su primero, que escarba de salida, lo lanceó en tablas; al llegar al caballo el animal corneaba al aire, efecto de las fundas, con mala pelea y poca puya, seguida de palmas de tango; las banderillas estuvieron bien especialmente las de Rosa. La muleta principió en tablas por alto y el clarinero se hizo notar tocando a destiempo; hubo toreo bueno en redondo con grande de pecho; con la izquierda bajó la mano y por la derecha, otra vez, el toro protesta pero el torero lo lleva muy metido; otra vez a la izquierda (no me gustan tantos cambios) y otra vez a la derecha, con nuevo grande de pecho; parece que el público no se entregó mucho, como si el alicantino no fuera esa tarde el destinatario de las emociones.

Manzanares en un derechazo – Toros en Jerez – Feria del Caballo 2018 | Marciano Breña para elMIRA.es

En su segundo, anovillado, hay lances de compás abierto y media bonita; la puya de Paco María es buena y los pares de Suso, aplaudidos.

Manzanares – Toros en Jerez – Feria del Caballo 2018 | Froilán Solis para elMIRA.es

La faena empezó en el tercio por alto y enseguida sonó un fandango (sin haber especial motivo); tras dos series en redondo bajando la mano el toro muestra malas intenciones; con la izquierda, en la boca de riego, cabecea y vuelve a la diestra, por donde va mejor pero sigue cabeceando; de nuevo pasa a la izquierda pero el animal ya va a menos.

Juan José Padilla – Feria del Caballo 2018 | Froilán Solis para elMIRA.es

No sé si Padilla ha tenido la despedida de su plaza que él soño; lo que sí puedo decir es que fue buena. Yo recordaba aquel brindis, hace años, de un emergente Padilla a un Rafael de Paula en la barrera, como toma del testigo en el cariño de la afición jerezana.

Juan José Padilla a hombros – Feria del Caballo 2018 | Froilán Solis para elMIRA.es

El público estaba entregado y sensible. Le arropó todo lo que pudo y él debe estar satisfecho. Fue una fiesta, una apoteosis de las que se recuerdan mucho tiempo. La corrida duró un tiempito y el público no se quería ir. La salida por la Puerta Grande fue la entrada en la gloria de la historia taurina de Jerez de la Frontera.