Miércoles 11, diez de la noche. Telecinco abraza de nuevo a Iker Jiménez. Miles de espectadores delante de la pantalla plana. El programa ‘Horizonte: Informe Covid’ analiza la situación de los colegios y los protocolos que se están siguiendo -o no- de cara a la pandemia. Los colegios están en la cima del debate. Hay muchas dudas al respecto. Varios expertos en la materia se sientan en la mesa de debate.

Iker, en el inicio del programa, comenta: “El gobierno ha admitido que los aerosoles nos están contagiando,  por eso muchas personas se han contagiado en bares. En oficinas. En colegios. ¿Era un anatema y un bulo nuestro? Ahora se ha admitido de manera oficial. Vamos a proceder a un examen a los colegios. También vamos a tratar el sistema inmune de los niños. Tienen algo dentro que nadie sabe qué pero los protege del virus”.

Martin Michaelis, profesor de Medicina Molecular de la Universidad de Kent (Reino Unido), en videoconferencia, indica que “las escuelas no están por defecto a salvo de la propagación del Covid 19. No hay pruebas de que los niños no propaguen el virus. Las escuelas son lugares de gran propagación. Entonces el brote sólo se podría cortar si el nivel es bajo”.

Ya en plató, interviene el psiquiatra José Miguel Gaona: “lo del 90% de eficacia de la vacuna puede darnos una visión errónea de seguridad porque esté a la vuelta de la esquina. Estamos en el mejor momento de lo peor”.  Se afirma que en este año hay muchos más niños que han muerto “no se sabe muy bien de qué”. Las estadísticas se tienen que nutrir de datos fiables.

El virus no entiende de contagiados

El virus no entiende para nada a quién está contagiando. Revistas especializadas recomiendan, entre las medidas, cerrar colegios. Es un asunto delicado. Los niños deben asistir a los colegios, ¿pero a toda costa? ¿O mejor asistir con las máximas medidas de seguridad aplicadas? “Las puertas, y no sólo las ventanas, deben estar abiertas porque la corriente es la que combate las cargas virales”.

Gaona incide en que  “estamos dejando de lado la salud de los profesores, que también es un tema tremendamente delicado”. Por su lado  César Carballo, en cuanto a la última noticia de la vacuna segura, entiende que “es una luz al final del túnel pero aún queda mucho túnel. ¿Vacuna segura?. Sí, se ha usado en 40.000 voluntarios pero no han sido 40.000.000”.

“¿Por qué en marzo -se pregunta- cerró todo y ahora excepto los colegios? Entonces, en marzo, estábamos sorprendidos. Ya alertábamos de esto. En Israel han pedido perdón. Han reconocido que la apertura de los centros ha causado la segunda ola. Que se habían anticipado”. Carballo no tiene dudas: los niños contagian igual que los adultos. Al menos por encima de los diez años. Si apostamos por la presencialidad, hay que hacerlo con armas, con filtros, con aulas seguras, con aire libre”.

África González, catedrática de inmunología de la  Universidad de Vigo, presidenta asociación Española de Inmunología durante diez años. ¿Vacuna? “Es la primera vez que tiene muestras de eficacia. Se necesita un número mayor de gente infectada”. A propósito del sistema inmunitario del niño subraya que “es inmaduro cuando crece. A través de la leche materna se le traslada anticuerpos. Dura unos seis meses”.

Muy pocos casos de muerte

Por esta razón, “de 0 a 2 años se comienza con la vacunación por es la etapa de más debilidad.  A partir de 2 años el niño va madurando con las vacunas y la exposición. Lo que madura en la pubertad. Los niños se infectan pero hay muy pocos casos de muerte (…) Las escuelas son importantes. Hay que adaptar el colegio, hacer actividades al aire libre, a lo mejor hay que cambiar la manera de dar las clases. Yo no cerraría las clases”.

Habla quien ha sido considerado el mejor maestro de primaria -gran escritor se temas de niños-: Toni  García Arias: “Ventilación. Ventilación natural cruzada en espacios abiertos para evitar la propagación. Mascarillas. No podemos garantizar que todos los alumnos tengan una mascarilla homologada. Las distancias físicas. En 47 metros cuadrados estamos metiendo 25 alumnos por aula. Esto es un problema. En secundaria en el patio es más difícil controlarlos”.

Toni advierte que “cuando no se tiene controlado el asunto, la apertura de los centros puede ser mucho peor. Hay que dejar ser necios y escuchar a los que saben. Hay que aprender de países como Dinamarca. Dijeron que lo máximo que podría haber en las aulas eran 12 alumnos”.