El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco (PP), ha avanzado que el Ayuntamiento de la capital trabaja en un «agresivo» paquete de medidas para apoyar a la hostelería; ante la «durísima» situación que atraviesa debido a las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias para prevenir el propagación del Covid-19.

En declaraciones a los periodistas, el primer edil almeriense ha indicado que se estudia un plan «valiente» y «diferente». Con estas medidas se busca «intentar aliviar» la situación de los hosteleros.

Hay que recordar que este sector manifiesta este jueves 12 de noviembre con movilizaciones en todo el país. El objetivo es reclamar ayudas económicas directas y a fondo perdido para soportar los cierres obligatorios y las restricciones de actividad.

«Confío en que el resto de administraciones que tienen competencias hagan lo propio», asegura el alcalde de Almería. «De esa manera estos negocios, padres y madres de familia y autónomos superen la situación lo antes posible», ha manifestado el regidor.

Ramón Fernández-Pacheco ha apuntado que dada la situación sanitaria, por el momento, «no nos queda más remedio» que mantener las limitaciones.

No obstante, ha insistido en que es «responsabilidad de las administraciones públicas» atender las demandas «reales» que tienen los ciudadanos. En este caso, de «un sector tan importante que crea muchos puestos de trabajo»; y que, además, «forma parte de la esencia misma de lo que es España» y de la «imagen que proyectamos».

Movilizaciones contra la Junta y el Gobierno

Mientras, la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Almería (Ashal) ha convocado la capital concentraciones ante la Subdelegación de Gobierno y frente a la sede del Ejecutivo andaluz por las «consecuencias nefastas» que para el sector tienen las medidas adoptadas por las administraciones para controlar la pandemia.

El presidente de Ashal, Diego García, ha reclamado «ayudas que nos den un poco de esperanza ante la ruina a la que nos abocan las constantes nuevas restricciones que limitan de una manera drástica nuestra actividad».

Los convocantes entregarán los máximos responsables de ambas administraciones un documento en el que se dará cuenta de la situación del sector y la necesidad «perentoria» de contar con ayudas para poder hacer frente a unos recortes de la actividad «que ya están dejando a muchas empresas por el camino pero cuya destrucción es necesario frenar dada la importancia que tiene en el empleo y la economía en una provincia como Almería», según García.