En la primera quincena del mes de noviembre de 2018 una patera con inmigrantes zozobraba a escasos metros de las playas de Los Caños de Meca dejando un reguero de cadáveres que el mar fue arrojando a la superficie en los siguientes días. Se cumplen dos años desde que la patera, que partió de Marruecos el 3 de noviembre de 2018, naufragara el día 5 y durante 15 días, hasta el 20 de noviembre, aparecieran un total de 22 cadáveres.

Cabe recordar que el patrón de la embarcación fue condenado por la Audiencia Provincial de Cádiz en julio de este año a un total de ocho años de prisión. De ellos, cuatro como autor criminalmente responsable de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros en el subtipo agravado de comisión en el seno de una organización y con peligro para la vida de las personas, así como a otros cuatro años por concurso real con 22 delitos de homicidio cometidos por imprudencia grave.

La travesía de la patera

Según la sentencia, recogida por Europa Press, la embarcación tipo patera de madera en la que viajaban entre 40 y 50 personas, partió el sábado 3 de noviembre de 2018 de las costas de Marruecos hacia las costas españolas.

La embarcación iba sobrecargada en proporción a sus dimensiones, además de que a los inmigrantes que viajaban a bordo no se le proporcionó comida o bebida ni medidas de seguridad tales como chalecos salvavidas o flotadores. Tampoco disponía la embarcación de medida alguna de seguridad como sonar, equipo de radio, linternas o bengalas.

Tras una travesía de unas 30 horas y cuando iban a alcanzar la costa española a la altura de Los Caños de Meca, la embarcación chocó contra unas rocas, por lo que comenzó a entrar agua en el fondo de la patera y obligó a los inmigrantes que viajaban a saltar al mar.

A consecuencia de que muchos de ellos no sabían nadar y carecían de chalecos salvavidas o flotadores ni se disponía de linternas, bengalas o equipos de radio que pudieran alertar del naufragio, perecieron en el suceso 22 inmigrantes.

Cárcel para el patrón

El Fiscal pidió doce años de prisión para el patrón de la patera que naufragó en noviembre de 2018 en Los Caños de Meca causando la muerte de 22 inmigrantes que viajaban a bordo, en una de las mayores tragedias de la inmigración clandestina ocurridas en las costas españolas de los últimos años.

En un escrito, el fiscal solicitó la apertura de juicio oral contra el patrón de aquella patera, un marroquí llamado Tarik, mayor de edad, indocumentado y sin antecedentes penales.

La patera, según el fiscal, fue patroneada por el acusado, que además se encargó de otras tareas como cobrar el importe del viaje a algunos de los inmigrantes que trasladaba «en connivencia con terceras personas no identificadas encargadas igualmente de la organización del viaje».

«El acusado pretendía introducir en el territorio nacional a los inmigrantes de forma clandestina, por un puesto fronterizo no habilitado eludiendo el control del acceso por las autoridades y vulnerando, por tanto, la legislación española sobre inmigración», señalaba el escrito del fiscal.

En una embarcación «sobrecargada», el acusado «no proporcionó a los inmigrantes comida o bebida ni los dotó de medidas de seguridad tales como chalecos salvavidas o flotadores». Sólo los llevaban algunos inmigrantes que los adquirieron. La embarcación tampoco disponía «de medida alguna de seguridad como sónar, equipo de radio, linternas o bengalas».