La Guardia Civil ha desarticulado una organización dedicada a la venta de cocaína compuesta por un clan familiar radicado en una finca de Espartinas (Sevilla), siendo arrestadas 21 personas de dicha red y siendo intervenidos 300 gramos de cocaína pura, 30 gramos de anfetaminas, material para la preparación y corte de la droga para su venta, casi 20.000 euros en efectivo, cinco escopetas de caza con munición y gran variedad de armas blancas.

La investigación, efectuada por la Guardia Civil de Mairena del Aljarafe, comenzó a principios de 2020; tras sospechar los agentes de que en una finca de Almensilla podría existir un punto de venta de droga al menudeo, especialmente cocaína. Tras las pesquisas, los agentes llegaron a la conclusión de que dicho punto de venta de droga estaba administrado por una organización criminal compuesta por un clan familiar y liderada por patriarcas.

Los investigadores averiguaron que la red contaba con varios puntos más de venta de droga; estratégicamente repartidos por los diferentes accesos a la localidad de Almensilla, «acaparando así el monopolio del tráfico de drogas de dicha localidad y vendiendo incluso a personas que acudían desde la provincia de Huelva».

Durante meses de investigación, los agentes recabaron gran cantidad de datos e indicios que fueron puestos en conocimiento de la Autoridad Judicial; la cual dictó un auto de entrada y registro en cinco inmuebles de la organización.

Más de 100 efectivos participaron en los registros 

Durante los registros participaron más de 100 efectivos de diferentes grupos especializados de la Comandancia de Sevilla. En ellos se utilizaron perros adiestrados para la detección de droga, papel moneda y armas.

En el operativo de entrada en las viviendas, los agentes se encontraron con la compleja situación del acceso a la finca; formada por seis edificaciones diferentes para las que hubo que establecer un gran despliegue que permitió la entrada simultánea en todas ellas, cuyas puertas de acceso estaban «fortificadas».

El operativo concluyó con la detención de los 21 miembros de la organización, así como el decomiso de 300 gramos de cocaína pura; 30 gramos de anfetaminas, material para la preparación y corte de la droga para su venta, casi 20.000 euros en efectivo. Así como cinco escopetas de caza con munición y gran variedad de armas blancas.

Tras las detenciones, «a los exteriores del cuartel (donde fueron conducidos los arrestados) acudieron gran cantidad de familiares de los detenidos; a quienes hubo que denunciar por incumplir las medidas de distanciamiento, uso de mascarilla y reunión de más personas de las autorizadas».