Investigadores del Hospital Brigham and Women’s (Estados Unidos) han analizado los registros de 419 hospitales utilizando la Base de Datos de Atención Médica Premier para estudiar las trayectorias clínicas de 3.222 pacientes hospitalizados con COVID-19 de 18 a 34 años.

En su trabajo, publicado en la revista ‘JAMA Internal Medicine’, los investigadores encontraron que más de una quinta parte de los pacientes (21 por ciento) requería cuidados intensivos, el 10 por ciento requería ventilación mecánica y el 2,7 por ciento murió. Para comparar, el equipo escribió que la tasa de mortalidad de los del mismo grupo de edad hospitalizados con ataques cardíacos es aproximadamente la mitad de esa cifra.

Si bien se reconoce ampliamente que la edad avanzada es un factor de riesgo para el aumento de la morbilidad y la mortalidad debidas a COVID-19, los pacientes más jóvenes han recibido menos atención como población vulnerable a los resultados clínicos adversos.

«Hubo un índice significativo de resultados adversos. Aunque la tasa de mortalidad del 2,7 por ciento es menor que la de los pacientes mayores, es alta para los jóvenes, que normalmente se recuperan bien incluso cuando son hospitalizados por otras afecciones», resalta uno de los líderes del estudio, Jonathan Cunningham.

Otra observación sorprendente para los investigadores fue que el 57 por ciento de los jóvenes hospitalizados por COVID-19 eran negros o hispanos, un hallazgo consistente con otros informes sobre la carga desproporcionada que la enfermedad ha tenido en estas demografías.

Los individuos con factores de riesgo cardiovascular también estaban sobrerrepresentados entre los jóvenes hospitalizados: 36,8 por ciento y 24,5 por ciento de los pacientes tenían obesidad y obesidad mórbida, respectivamente; 18,2 por ciento de los pacientes tenían diabetes y 16,1 por ciento hipertensión.

Principales síntomas del coronavirus

El Hospital Clínico San Carlos de Madrid ha desarrollado un estudio que demuestra los síntomas de coronavirus más comunes en pacientes leves. Entre los síntomas está la fatiga, fiebre, tos, dolores musculares y dolores de cabeza. Estos patrones son comunes tanto para hombres como para mujeres en todos los grupos de edad analizados en el estudio.

En el estudio han participado 1.177 pacientes con PCR positiva de coronavirus. Todos ellos eran profesionales del mundo de la sanidad que no han precisado de ingreso hospitalario en ningún centro médico a causa del virus.

Este estudio es el más amplio realizado hasta la fecha sobre pacientes con síntomas leves o moderados sin ingreso hospitalario. Ha sido publicado recientemente como carta al editor en la revista internacional ‘Journal of Infection‘. Se realizó una encuesta sobre manifestaciones clínicas y epidemiológicas presentadas por 1.177 profesionales de las ciencias de la salud con COVID-19 y síntomas leves o moderados, de los que el 62,2 por ciento son médicos, el 29 por ciento enfermeras y el resto profesionales de otras categorías, con una edad media de 41,7 años.

«El estudio revela que, en todos los grupos de edad y tanto en hombres como en mujeres, los cinco síntomas más comunes son la fatiga (74,6%), fiebre (71,5%), tos (70,3%), dolores musculares (69,8%) y dolor de cabeza (69,2%)», detalla el oftalmólogo del Hospital Clínico San Carlos y autor del estudio, Pedro Arriola Villalobos quien, además, añade «que se encontró una elevada incidencia de alteraciones en el olfato y gusto, que parecen ser predictores, según otros estudios publicados, de casos de coronavirus leves y de buena evolución».

Síntoma de coronavirus más común en mujeres y hombres

Cada paciente experimentó una media de entre siete y ocho síntomas. Los síntomas más frecuentes fueron similares a los descritos en pacientes hospitalizados, mientras que otros como dolores musculares, dolor de cabeza, congestión nasal, dolor de garganta, diarrea o mareos aparecieron con mayor frecuencia en los pacientes que no necesitaron ingreso hospitalario.

Estos síntomas más frecuentes variaban en función del sexo. Así, en las mujeres el síntoma mayoritario era la fatiga (76,4%) por encima del dolor de cabeza (72,5%) y de la fiebre (71,5%); mientras que entre los varones los síntomas más frecuentes fueron la fiebre (78,5%), los dolores musculares (71,9%), y la fatiga y la tos, ambos con un 69,7 por ciento.

Por otro lado, se encontró diferente incidencia de algunos síntomas en función del sexo. Algunos síntomas eran más frecuentes entre las mujeres como la congestión nasal (52,3% por 37,7% en los hombres), el dolor de garganta (50,3% por 37,1%); la diarrea (46,1% por 35,8%); la pérdida del gusto (37,8 por 25,2%) o las náuseas (24,7 por 9,4) y otros como dolor punzante en el pecho, dificultades en la respiración, dolor abdominal y mareos también son más frecuentes en las mujeres que en los hombres.