A veces los milagros llegan a sucederse. También dentro de una pandemia que ya ha dejado más de un millón de muertos en todo el mundo. Es el caso de la sevillana Victoria Hidalgo García, que a sus 103 años ha vencido al Coronavirus.

La protagonista de esta emocionante historia nació el 23 de diciembre de 1916 en la localidad sevillana de La Roda de Andalucía. Cuando era solo un bebé aún continuaba activa la Primera Guerra Mundial.

Pero es que más de 100 años dan para mucho. Victoria ha vivido la Guerra Civil española, la posguerra y la II Guerra Mundial; entre otros acontecimientos históricos.

Ahora en el año 2020 también le ha tocado vivir la pandemia mundial del Coronavirus, pero esta recia andaluza también ha conseguido vencer al virus.

Desde hace aproximadamente veinte años, se encuentra interna en una residencia de Utrera (Sevilla). Sin embargo, hace unas semanas el Coronavirus entró de lleno en el centro e incluso se cobró la vida de siete ancianos.

Victoria también estuvo contagiada y se temió seriamente por su vida dado su edad y las dolencias previas que presentaba. Durante su lucha ha necesitado respiradores, ante la dificultad para respirar por sí misma.

Así, gracias a sus ganas de seguir viviendo, Victoria puede sonreír feliz y gritar a los cuatro vientos que ha superado el Coronavirus. El último test PCR ha dado negativo.

Tras varios días, ha podido abandonar el sótano de la residencia, donde se encuentran los aislados afectados por el virus. Así ha podido regresar a su habitación habitual y volver con los demás compañeros.

Los expertos sanitarios han quedado sorprendidos por la evolución del caso de Victoria y la capacidad de fortalece para vencer al virus. Tanto es así, que será objeto de estudio por los profesionales sanitarios.

No es el primer caso de una mujer con 100 años que vence al Coronavirus

Una religiosa de 101 años, que cumplió 101 a principios de mayo, permaneció ingresada durante un par de semanas por el Covid-19

Así lo explicó el cura José Antonio Ferreiro de la parroquia de Lugo con la que colabora esta religiosa, de nombre Trini, que pertenece a la Sagrada Familia de Burdeos.

«Está muy delicada, pero está bien, consciente, sonríe», señaló el párroco allá por el mes de abril. Además, destacó la centenaria «se alegró mucho al llegar a casa», en un piso del barrio de la Milagrosa donde se encuentra su congregación, tras recibir el alta hospitalaria.

La religiosa abandonó el Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo entre aplausos de personal del centro y entre gritos de «bravo» de trabajadoras.

A su vuelta a casa Trini fue recibida «con mucha alegría», destacó el párroco; que ha incidió en que «siempre es una esperanza» que una persona «mayor» supere el coronavirus. «Da un gran ánimo a todos».