Agentes de la comandancia de la Guardia Civil de Almería ha detenido a una persona por un presunto delito contra la salud pública por cultivo de marihuana (Cannabis sátiva). Además ha intervenido 22 kilos de plantas y cogollos dentro de una reciente actuación de seguridad ciudadana desarrollada en la localidad de Gérgal (Almería).

En un comunicado, la Guardia Civil ha indicado que la actuación se enmarca dentro de las actividades que la Guardia Civil desarrolla en la provincia Almería. Y que en esta ocasión ha tenido como epicentro Gérgal. Todo con el objeto de erradicar el cultivo, elaboración y distribución de sustancias estupefacientes, en este caso marihuana.

Fuerte olor a marihuana

Los agentes en labores de seguridad ciudadana en esta localidad han percibido un fuerte olor a marihuana. Emanaba de un solar cercado con un muro de piedra que se distribuye en un área dedicada a la cría de aves y otra al cultivo «de lo que parece ser marihuana».

Los agentes identifican al responsable del cultivo y realizan una inspección en el solar de Gérgal. En el que bajo un techo de malla agrícola se encuentra un cultivo de marihuana con plantas de unos dos metros de altura.

Tras la inspección ocular del lugar los agentes, han intervenido 22 kilogramos de plantas y cogollos de marihuana. Se ha procedido a la detención del presunto responsable del cultivo por delito contra la salud pública. Las diligencias se ponen a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción en funciones de guardia de Almería.

Laboratorio de marihuana

Hay que recordar que, recientemente, a Guardia Civil desmantelaba en una pedanía de Jerez de la Frontera (Cádiz), una macroplantación de marihuana. Se había instalado en una explotación ganadera. Como consecuencia de la operación, se incautaban más de 4.200 plantas y detenidas diez personas como presuntos responsables de la misma. A todos se les imputaba un delito contra la salud pública, otro de pertenencia a organización criminal y otro de defraudación de fluido eléctrico.

Según informaba la Guardia Civil en un comunicado, el servicio se llevó a cabo por parte de guardias civiles del Puesto de Jerez de la Frontera y del Servicio de Protección de la Naturaleza, que coordinaron su intervención en este cultivo ilegal de cannabis de los denominados indoor.

Asimismo, fueron necesarios varios técnicos, debido a la cantidad de sistemas eléctricos, que incluía lámparas de gran potencia con sus acumuladores de corriente, ventiladores de pared, equipos de aire acondicionado, filtros de carbono para enmascarar el olor característico de estos cultivos, extractores de aire, secadores industriales de los cogollos, e incluso extractores de los mismos para separarlos de las ramas y hojas, todo ello abastecido de forma ilegal desde el alumbrado público.

Así, fueron detenidas diez personas que en ese momento trabajaban en la plantación. Y se incautaron más de 4.200 plantas de marihuana en avanzado estado de floración, junto con todo lo necesario para su crecimiento.