La ministra de Defensa, Margarita Robles defiende tanto la figura de la monarquía parlamentaria como la labor de Felipe IV. Todo tras las críticas de las últimas semanas, y señala que «un país respetable» no puede «cuestionar las instituciones».

«Esta España tiene que tener una proyección internacional y por eso no hacemos ningún favor cuando entramos en debate sobre las instituciones». Así se posiciona Robles, en una entrevista en la Cadena Cope, recogida en Europa Press.

Preguntada por las declaraciones del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, sobre el Rey, la ministra ha reconocido que no ha hablado con el líder de Podemos sobre el tema. Aún así, ha indicado que, aunque «las opiniones personales son muy respetables«. «En democracia solo valen las normas y las leyes, y no hay duda sobre lo que la Constitución dice».

En este sentido, Margarita Robles indica que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también «ha sido muy claro» con este tema de las instituciones. «La posición del Gobierno es muy clara, de respeto absoluto». Pone en valor la «pieza clave» que, a su juicio, «es la monarquía parlamentaria representada impecablemente por Felipe VI».

Estado fallido

En la entrevista, la responsable de Defensa, Margarita Robles se ha referido también al artículo de un periódico suizo en el que se consideraba a España como «un Estado fallido», una calificación que Robles respeta pero no comparte.

A juicio de Margarita Robles, «en todas partes puede haber críticas», pero, según ha explicado, España cuenta con «un poder legislativo, judicial y ejecutivo eficiente». «Durante la pandemia hemos intentado salvar vidas, con nuestros errores, pero yo he tenido oportunidad de acudir a la OTAN y a encuentros internacionales en los que se ve que España es un país sólido», ha declarado.

Para la ministra Margarita Robles, los españoles son, «a veces», un «poco derrotistas», Pero le unen muchas cosas, como «la ciencia, la cultura y también la proyección internacional». «Sintámonos muy orgullosos de España», ha concluido.

Sánchez cierra filas con Iglesias

La continuidad de Pablo Iglesias en el Gobierno no peligra. El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez ha respaldado a su vicepresidente segundo. Y ha dado manga ancha a Iglesias para avivar su cruzada contra los jueces en el pulso que Poder Judicial y Ejecutivo mantienen desde hace semanas.

Sánchez ha dicho que no le preocupa el futuro judicial de Iglesias. Y ha recurrido a la fórmula que usa habitualmente cada vez que los tribunales dan un aviso a Podemos, un hecho que sucede cada vez con más asiduidad. «Respeto absoluto a la Justicia». Así lo ha expresado en una conversación informal que ha mantenido con periodistas antes de viajar a Argelia.

El presidente del Gobierno sostiene que la coalición PSOE-Podemos es sólida y ha conversado con Iglesias después de conocerse la petición del magistrado. El vicepresidente seguirá en el Consejo de Ministros. La única salida de un ministro morado se producirá si Sánchez sigue adelante con el plan de reducir sus 22 ministerios. El presidente perfila una crisis de Gobierno después de aprobar los Presupuestos, en la que prevé recortar carteras, reordenar competencias y relevar a algunos ministros.