La Guardia Civil ha interceptado en aguas internacionales un velero cargado con una tonelada de cocaína. Los agentes han procedido a la detención de los tres tripulantes de nacionalidad croata. Todos ellos ya contaban con antecedentes vinculados al tráfico de drogas y el tráfico de armas.

La investigaciónarrancó el pasado mes de febrero y se ha centrado en una «novedosa ruta africana». Una ruta que cada vez está «más consolidada» por las bandas criminales de Europa del este.

En concreto, se refiere a ciudadanos de Albania, Montenegro, Bosnia o Croacia que se ubican en zonas estratégicas como Islas Canarias, Galicia y el sur de la Península. «Se consolida la tendencia que apunta a organizaciones criminales de esta zona como los responsables de muchas de las importaciones de cocaína en Europa», ha señalado la Guardia Civil al informar de la ‘Operación Falkusa’.

La investigación ha permitido practicar en paralelo varios registros en Croacia después de que los agentes tiraran del hilo. A criterio de los agentes la vincularían directamente con el tráfico internacional de sustancias estupefacientes a gran escala.

El abordaje del ‘Majic’ se llevó a cabo en la madrugada de este miércoles 9. En varias estancias del velero se encontraron 980 paquetes de cocaína. Para ello fue fundamental la colaboración de las autoridades de Croacia, que permitió establecer que la embarcación partió a finales de febrero desde Dubroknic con destino a Montenegro.

Luego fue localizada a su llegada al puerto de Almería, desde donde se trasladó a la isla de Lanzarote.