Joaquín la lía de nuevo viendo ‘La isla de las tentaciones’

El célebre futbolista muestra sus emociones más sinceras frente al televisor

Genio y figura. Sí, genio y figura. Para hablar en italiano sin saber ni papa y para inventarse sobre la marcha, en una entrevista televisiva, su hobby. Un hobby que jamás había practicado. Para contar chistes, metido en la cama, justo antes de dormir y compartirlos en las redes sociales.

Y para bailar la canción de moda, gesticulando cómicamente, en los vestuarios de los estadios de fútbol. Así es Joaquín, de puro natural y de puro simpático.

Joaquín no tiene empacho en compartir sus momentos más privados. O teóricamente privados. Porque todo lo somatiza sobre el filtro del humor.

Cultiva la saludable práctica de reírse de sí mismo, de hacer payasadas buscando la risa de los demás, traducir cada momento siempre con el idioma de la espontaneidad (que es al fin y al cabo, en su caso, el lenguaje de la risa). Empatiza a través de las redes sociales. Le ha tomado la medida a este medio de masas.

En efecto, Joaquín es buen sentido del humor. A veces llevado el chiste, el gag, el chascarrillo hasta extremos hilarantes. Como una función de carcajadas a mandíbula batiente.

Advertisement

La última no se ha hecho esperar. Tan recién horneada que la situamos en apenas 48 horas. Sitúese a Joaquín en el salón de su propia casa. Delante del televisor. Y viviendo a tope todo cuanto se desarrollaba en la gran final de ‘La isla de las tentaciones’. No calló…

No calló ni un segundo. Se tiró al suelo. Subió en los puffs. Bailó ante la pantalla. Gritó. Se reía, puso banderillas al aire. Les habló a los concursantes. Disfrutó de lo lindo con las calabazas de Rubén a Fani.

Joaquín no ha perdona a Fani lo que hizo delante de toda España. Se emocionó, puso semblante serio, rictus de extrañeza y jubilosa celebración de todo cuanto iba sucediendo.

Las imágenes, siempre tan divertidas, se han viralizado. Otro éxito social de Joaquín. Otro gol por la escuadra en la portería de la naturalidad, de la sencillez, de la cercanía.