Comienzan las reformas en el Estadio de La Cartuja

Cinco de los 44 paños de la cubierta serán sustituidos para evitar desprendimientos, lo que permitirá mientras tanto el «uso normal» del complejo

La Consejería de Educación y Deporte ha informado que en el Estadio de la Cartuja de Sevilla, sede de las cuatro próximas ediciones de la final de la Copa del Rey de fútbol, serán sustituidos cinco de los 44 paños de la cubierta textil tras los daños causados por el peso del agua acumulada.

Así, en un comunicado, el departamento que dirige Javier Imbroda ha explicado que la cubierta textil del Estadio de La Cartuja acumuló agua, tras lluvias muy intensas, en algunas zonas muy localizadas, «sin que se produjese la evacuación por gravedad que su diseño contempla».

Para añadir que el peso del agua acumulada «deformó el textil de algunos paños, según pudo comprobarse tras la revisión y pruebas técnicas realizadas en toda la cubierta, que determinaron la preceptiva sustitución de 5 de los 44 paños existentes». «En 39 de ellos quedó comprobado que no había daños ni alteraciones», añade.

Ha informado de que dichos análisis y las prescripciones que a continuación se detallan han sido llevados a cabo por la ingeniería alemana que la diseñó hace 20 años, la empresa SBP, «una referencia mundial en este tipo estructuras, y que entre otras muchas ha diseñado y supervisado la cubierta del estadio Wanda Metropolitano de Madrid» y que esta «ha comprobado la estabilidad y seguridad de la cubierta y resto de elementos.

No obstante, añade que ha prescrito «determinadas acciones encaminadas a garantizar que no se produzcan episodios del mismo tipo hasta que no se ejecute el cambio definitivo de las láminas».

De este modo, la Consejería informa que se ha procedido en los dos últimos meses a limpiar todos y cada uno de los desagües originales y limahoyas, se han fijado los paños de chapa grecada para evitar desprendimientos por viento y se han ejecutado nuevos desagües en las zonas deformadas, entre otras acciones.

«Todas encaminadas a evitar el más mínimo riesgo estructural y permitir con ello el uso normal del estadio mientras se realizan los preparativos para la sustitución de los paños textiles dañados».

Además, agrega que se han trazado medidas pasivas y procedimientos para el caso de situaciones de fuertes lluvias y rachas de fuertes vientos.