Una joven se hace pasar por adolescente para abusar de 50 menores

La acusada, de 21 años, ha sido calificada como “una auténtica depredadora”

La imaginación a veces es terrorífica. Y se hace cargo de planes siniestros. O cuanto menos patéticos. Y es que una chica de 21 años ha sido condenada a prisión por haberse hecho pasar por un adolescente de 16 y, así, poder abusar de 50 niñas. Tal como se lee. Un número redondo que además es exacto.

Se da la circunstancia de que la acusada conocía a las víctimas a través de las redes sociales, las engañaba para ganarse su confianza y, finalmente, acababa agrediéndolas sexualmente. Un método de sugestión que envolvía toda una amalgama de mentiras, de embustes, de seducciones a la carta, por así decirlo.

Los hechos han sucedido en el Reino Unido. Ha creado muchísima indignación entre los ciudadanos. La presunta agresora, Gemma Watts, ha sido condenada a 8 años de prisión después de haber manipulado y abusado de unas 50 chicas menores de edad. 8 años de prisión que parece una pena mínima, corta.

Las mismas fuentes policiales han confirmado que la acusada, aprovechando su apariencia, se hacía pasar por un chico de 16 años llamado ‘Jake Waton’ con la clara intención de acercarse a las víctimas. Tras establecer una relación a través de las redes sociales, las manipulaba con mentiras, las embaucaba, para que confiaran en ella: por ejemplo, aseguraba que su madre había muerto.

En su aspecto físico, la chica se recogía el pelo y lo escondía bajo una gorra. Del mismo modo se ponía ropa holgada que no destapara su mentira. Todo calculado al detalle. De esta forma, cuando víctima y agresora quedaban en una cita, Watts aprovechaba para abusar de las niñas. Un hábito atroz.

La Policía abrió una investigación después de que una de las víctimas, de 14 años, denunciara que a su supuesto novio la había agredido sexualmente el año 2018. A partir de aquí, los agentes conectaron varios casos, todos de menores de edad, con este, ya que Watts seguía siempre el mismo modus operandi. Enseguida la tela de araña llevó a un mismo sospechoso. Sospechosa en este caso.

La jueza del caso ha asegurado durante el juicio que la acusada es una «depredadora», no sólo para repetir este comportamiento tantas veces, sino también por la planificación que había detrás de cada caso.