Estamos en plena pandemia en España, inmersos en un Estado de Alarma que provoca la mayor crisis económica de la historia moderna. Un contexto dramático que no aleja al líder de Podemos, comunista confeso, de gastar en asesores más de un millón de euros al año. Mientras millones de personas han ido al paro, los comedores sociales están repletos, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, cuenta con un total de 15 asesores de confianza.

Pablo Iglesias Irene Montero riendo
Pablo Iglesias e Irene Montero se ríen en un pleno del Congreso de los Diputados

Este dato se ha podido conocer tras la respuesta del Gobierno a la diputada del PP Alicia García Rodríguez. La popular pedía saber el número de personal eventual contratado en calidad de asesores; altos cargos y otros puestos de libre designación por la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030; y su coste desde el pasado 1 de enero.

En la respuesta el Ejecutivo de Pedro Sánchez detalla que en el departamento ministerial que capitanea Pablo Iglesias hay 15 puestos de asesores de confianza; de los que la mitad, siete, corresponden a la Vicepresidencia Segunda; cuatro, a la Secretaría de Estado de Derechos Sociales; y otros cuatro a la Secretaría de Estado para la Agenda 2030.

Hay que destacar que estos puestos tienen asignado un crédito, en concepto de sueldo anual, de 1.013.498,84 euros, según recalca el Gobierno. Además, apuntan que «no resulta posible» facilitar el coste concreto que han supuesto desde el pasado 1 de enero, como se le solicitaba; teniendo en cuenta que el Gobierno y sus diferentes ministerios echaron a andar a mediados de ese mes.

Los españoles dudan de la gestión de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

La opinión que los españoles tienen sobre el Gobierno central, los autonómicos y también los locales ha empeorado con la pandemia del coronavirus. De hecho, el Ejecutivo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se coloca como la institución más cuestionada; seguido de los medios de comunicación y en, tercer lugar, los gobiernos autonómicos; según se desprende del estudio especial sobre los efectos y consecuencias de la emergencia sanitaria realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Según la encuesta, publicada este miércoles, el 60% de las personas consultadas tiene ahora peor opinión sobre el Gobierno de coalición de PSOE y Podemos que antes de la pandemia. Un porcentaje que se queda en el 47,1% cuando se pregunta por los gobiernos de las respectivas comunidades autonomías. En medio de ambos, quedan los medios de comunicación criticados por el 47,7%.

Podemos pide al Rey Felipe que desmienta querer vetar a Pablo Iglesias en Bolivia

Los portavoces parlamentarios de Unidas Podemos y de En Comú Podem, Pablo Echenique y Gerardo Pisarello, han instado este miércoles a la Casa del Rey a desmentir informaciones según las cuales trató de vetar al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, de algunos actos en el marco del viaje a Bolivia para la toma de posesión del presidente Luis Arce.

Ambos han hecho esta exigencia a la Casa del Rey aunque Echenique ha reconocido no tener «información directa» de ese supuesto intento de veto y ha dicho que solo ha visto noticias publicadas.

«Esperamos que la Casa Real lo desmienta porque estaríamos ante algo muy grave que atenta contra las bases de nuestro sistema democrático. Al Rey se le supone neutralidad política para que la democracia funcione bien», ha añadido.

«Si fuera cierto, estaríamos una vez más ante una vulneración escandalosa del principio de neutralidad de la Monarquía», ha dicho también Pisarello, recalcando que España es una monarquía parlamentaria en la que los actos del Rey «están refrendados por el poder político escogido por la ciudadanía».

Es más, precisamente por eso, ha señalado que Zarzuela «no tiene nada que decir» sobre la composición de la delegación que acudió a Bolivia, porque «la presencia del jefe de Estado es una consecuencia de una decisión del Gobierno» y su papel en las relaciones internacionales «es una actuación refrendada por el poder político».

Según ha dicho, Pablo Iglesias estuvo en esa delegación «por encargo específico del presidente» del Gobierno, Pedro Sánchez. El propio Pisarello acudió también a los actos, igual que otros diputados y eurodiputados de Podemos, En Comú e Izquierda Unida y ha asegurado que en ningún momento percibió malestar de la delegación, sino que todos los actos con el jefe de Estado «se produjeron con la máxima normalidad».