Madre e hijo mueren por Coronavirus con siete horas de diferencia. Dorothy Wakefield y Mark, una mujer de 79 años y su hijo, de 53, han muerto por Coronavirus con solo siete horas de diferencia entre ambos.

La pesadilla de la familia comenzó el mes pasado cuando el hombre, que cuidaba a su madre, comenzó a desarrollar síntomas del Coronavirus; entre ellos la pérdida del gusto y del olfato. Sus síntomas se fueron agravando y fue teniendo cada vez más dificultades para respirar; por lo que llamó a la ambulancia. Allí también llevaron a Dorothy, a pesar de no estar grave, por haber estado constantemente junto a su hijo.

Los hechos ocurrieron en Stoke-on-Trent, una ciudad de Inglaterra, Reino Unido. Madre e hijo vivían uno al lado del otro en la localidad, donde fueron trasladados al hospital de la zona, el Hospital de la Universidad Royal Stoke. Y se confirmó su diagnóstico positivo en SARS-CoV-2.

Neumonía derivada del virus

A pesar del contagio, Dorothy, que padecía una neumonía derivada del virus, pareció estar lo suficientemente sana para poder estar ingresada sin ningún tipo de tratamiento especial. Por otro lado Mark, su hijo, se llevó la peor parte y tuvo que ingresar en la UCI, donde tuvieron que ponerle oxígeno al no poder respirar por sí mismo.

La situación fue a peor y Mark entró en coma. Al poco tiempo, su madre tuvo que ser trasladada a una sala respiratoria porque sus síntomas también habían empeorado.

Como informa StokeOnTrent Live, a las 4 de la mañana la abuela de la familia no pudo resistir y falleció. La sorpresa llegó cuando solo unas horas después su hijo Mark, padre de una niña de 15 años, también lo hizo, a las 11 de la mañana.

Se ha creado una página de GoFundMe para apoyar económicamente a la familia y en solo tres días ya ha conseguido más de 5.000 dólares de recaudación.

Muerte de una niña de cinco años

Una niña de cinco años ha muerto solo 15 horas después de haber sido diagnosticada con Coronavirus en la ciudad de Amarillo, en Texas, Estados Unidos. La pequeña, Tagan White, pasó varios días muy cansada, con sueño, y comenzó a vomitar.

La niña fue trasladada al hospital donde dio positivo en Coronavirus. Los médicos aseguraron, según informan los padres, que los niños no sufren de manera grave esta enfermedad y que la menor podía recuperarse sin problemas en su domicilio.

Pero lejos de las previsiones de los doctores, Tagan continúo empeorando. Sus padres la encontraron «casi inconsciente» mientras dormía y llamaron de inmediato a los Servicios de Emergencia, que no pudieron hacer nada por salvar la vida de la pequeña, que murió poco después.

La familia de la pequeña de Estados Unidos asegura que no tuvo ninguno de los síntomas comunes que se relacionan con el coronavirus en niños como la tos o la fiebre. A pesar de ello dio positivo en el test y murió solo 14 horas después, según recoge el medio local NBC News.

Mensaje de apoyo a la familia

Por su parte, desde el Departamento de Salud de la ciudad, la directora Casie Stoughton ha lanzado un mensaje de apoyo a la familia por la terrible pérdida.

Staja White, la madre de la niña, escribió en Instagram un desgarrador mensaje de despedida hacia su pequeña: «Mi dulce amor, ¿cómo se supone que debo continuar? Por favor, Tagan, mi corazón está tan vacío.», comenzaba narrando. «Estoy destrozada y no sé si alguna vez podré recomponerme. ¿Cómo se supone que voy a dormir por la noche? Me acuesto sobre ti, ¿cómo puedo seguir sin esas palabras todas las noches? Estoy tan perdida, mi amor.

Y terminó con un desolador mensaje: «Todavía cuestiono las acciones de los dioses. ¿Cómo pudo salvarme una semana antes solo para hacerme esto? Él podría haberme llevado, desearía que me hubiera llevado.»