El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha señalado que los datos de los últimos días sobre la incidencia de Covid-19 apuntan a que España se podría encontrar en una «fase de estabilización o remisión» de la segunda ola.

En rueda de prensa este martes 10 de noviembre, el epidemiólogo del Ministerio de Sanidad ha celebrado que durante «varios días» la incidencia acumulada de casos a 14 días por cada 100.000 habitantes «se ha estabilizado» en torno a 525. «En la incidencia diaria vemos que hay una clara estabilización en los últimos días. No sabemos si se va a mantener, esperemos que sí. Estos datos nos incitan a pensar que podríamos estar en una fase de estabilización o remisión que sería muy buena», ha comentado.

Según Simón, el «pico de transmisión» se produjo sobre el 24 o 25 de octubre. «En las últimas dos semanas no ha habido ni un solo día que haya superado ese pico máximo. Y progresivamente ha ido descendiendo de forma suave», ha pormenorizado.

En cualquier caso, ha recordado que una incidencia de 525 está «muy por encima de lo deseable», pues los parámetros de riesgo marcados por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se sitúan por encima de 60. «Estamos superando por casi diez veces esa cifra», ha alertado.

El número de fallecidos puede seguir subiendo, según Fernando Simón

Según Simón, esta «fase de estabilización» no va a tener un impacto en el descenso de la ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI) y la letalidad «hasta dentro de unos días». «Las cifras de fallecidos es posible que sigan subiendo unos días, estamos dando 1.200 caso en siete días, que luego pueden subir un poco más, estamos hablando de doscientos y pico casos por día, una vez recuperados los retrasos de notificación. Son datos similares a los de los últimos meses», ha indicado.

Simón ha argumentado que España está a nivel europeo con una incidencia menor que otros grandes países europeos, en torno al puesto 15 o 16. En este sentido, ha sostenido que el número de reproducción del virus (el número de personas que contagia una persona positiva) ya se encuentra por debajo de 1 (en concreto, en 0,99), considerado como primordial para doblegar la curva de contagios. La comunidad con mayor número R es de 1,07, y la menor de 0,90.

De acuerdo con el epidemiólogo, en 13 de las 19 comunidades las incidencias están estabilizadas o en descenso, mientras que en el resto están en ascenso. Por provincias y territorios, ha insistido en que en 42 de los 60 territorios la situación está estabilizada o en descenso. «Son datos que nos invitan a pensar que se está consiguiendo, pero tenemos que ser muy prudentes», ha apostillado.

Vacunas en mayo

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, espera que, «ésta semana o la próxima», se puedan firmar algunos contratos más con nuevas compañías farmacéuticas; para adquirir una futura vacuna contra la Covid-19, entre ellas con las compañías Pfizer y Biontech, que este lunes anunciaban que su vacuna es eficaz en más del 90 por ciento, tras el «éxito» del primer análisis intermedio de su ensayo de fase 3.

De modo que, «si todo fuera muy bien» a finales de este año podrían empezar a llegar las primera dosis de vacunas; siendo menos optimista el ministro señala que principios del año que viene. Así, despendiendo de los términos del contrato con Pfizer, Sanidad calcula que podrían llegar a España unas 20 millones de dosis; de modo que se podría inmunizar a unos 10 millones de personas, ya que la vacuna debe administrarse en dos dosis.

La vacuna que será gratuita para la población España ya que será administrada dentro del Sistema Nacional de Salud (SNS), será distribuida y administrada acorde con lo que digan los expertos en vacunación. «Hace meses hay un grupo de trabajo con las CCAA y el ministerio de Sanidad para fijar los parámetros de a quién hay que administrarla, (…) alineando los criterios con el resto de socios europeos», ha señalado.