Este domingo 8 de noviembre, la Junta de Andalucía ha adoptado medidas más restrictivas en torno a la segunda ola de la pandemia del Coronavirus. Unas decisiones que podrían haber sido más drásticas en otros territorios, como Granada.

La provincia de Granada es actualmente el lugar más afectado por el virus en Andalucía. Así, Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía ha asegurado: «Granada con las circunstancias que tiene debería estar en confinamiento domiciliario, pero el ministro de Sanidad, Salvador Illa (PSOE), ha dicho claramente que no va a haber confinamiento domiciliario, a pesar de las circunstancias tan terribles».

El Gobierno es tajante y por el momento dará un margen de confianza a las medidas implantas por la Junta de Andalucía para frenar la pandemia en el territorio andaluz. Una vez superada estas dos semanas, en caso de no surgir efecto, el confinamiento domiciliario podría volverse una opción real para el Ejecutivo de Sánchez.

Medidas implementadas en Granada como último recurso antes del confinamiento

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha anunciado este domingo 8 de noviembre el cierre de la actividad no esencial de la provincia de Granada a partir del martes ante la situación «crítica» con casi 1.200 casos por cada 100.000 habitantes y ha avisado de que el plan de contingencia que habilita nuevas camas en hospitales «permite tener un margen de maniobra de unos 20 días si siguiera el ritmo actual».

Juanma Moreno ha argumentado que estas medidas se adoptan porque la situación en la provincia de Granada es «especialmente delicada». Mantiene una incidencia «peor que en Navarra, Aragón o La Rioja», que son las comunidades con mayor tasa de contagio en España.

El Gobierno también denegó a Andalucía adelantar el toque de queda

El consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha manifestado que planteó al Ministerio de Sanidad la posibilidad de aplicar en Andalucía un toque de queda antes de las 22:00 horas. Sin embargo, esta medida no fue autorizada.

Desde este martes 10 de noviembre, el toque de queda en Andalucía será desde las 22:00 hasta las 7:00 horas. Este horario está dentro de la horquilla que ha autorizado el Ejecutivo nacional en el marco del estado de alarma.

En declaraciones a Canal Sur Radio, Aguirre ha manifestado, respecto a si la Junta de Andalucía hubiera aplicado un confinamiento domiciliario si tuviera competencias para ello, que «no necesariamente». «Tenemos que ir utilizando las armas que tenemos antes de llegar al confinamiento domiciliario».

Ha indicado que la Junta sí que ha planteado al Ministerio de Sanidad la posibilidad de adelantar el toque de queda a antes de las 22,00 horas; teniendo en cuenta que la actividad no esencial se cerrará, a partir de este martes, a las 18:00 horas. Sin embargo, la respuesta del Gobierno fue negativa.