Bolsonaro ha vuelto a incendiar las redes sociales tras una afirmación tan desafortunada como despectiva. El presidente de Brasil ha asegurado que “todos vamos a morir algún día. Tenemos que dejar de ser un país de maricas”. Sin pelos en la lengua. De manera rotunda. Asimismo, ha apelado a enfrentar a la pandemia del coronavirus con «el pecho abierto».

 

No obstante, Bolsonaro, ha lamentado los fallecidos a causa de la enfermedad, pero ha vuelto a insistir en que el destino de cualquier persona es la muerte. «Lamento los muertos, lo siento, pero todos moriremos algún día. Aquí todos moriremos», ha remachado. Asimismo hay que recordar que Bolsonaro ha superado el coronavirus. A sus 65 años, el mandatario contrajo la enfermedad tras someterse a las pertinentes pruebas después de presentar síntomas y fiebre.

El mandatario, durante un discurso pronunciado desde el Palacio de Planalto ha afirmado que «todo es ahora una pandemia». «De nada sirve huir de ella, huir de la realidad».

No es la primera vez en la que el presidente de Brasil realiza comentarios de este tipo. De igual forma, llama especialmente la atención que el país que preside Bolsonaro es el tercero más golpeado por la pandemia del mundo en cuanto a casos y el segundo en cuanto a fallecidos. Bolsonaro siempre se ha mostrado partidario de la apertura comercial y en contra del uso de mascarilla. Además, se ha mostrado escéptico con la ciencia y suele promover eventos que generan aglomeraciones, algo que puede ayudar a propagar más el virus.

Hasta ahora, Brasil ha confirmado más de 5,6 millones de contagios de la COVID-19, incluidas más de 162.000 muertes debido a la enfermedad.

Los ensayos de la vacuna china se reanudan

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil ha autorizado este miércoles la reanudación de los ensayos clínicos de una vacuna contra el coronavirus desarrollada por el laboratorio chino Sinovac, dos días después de informar de la suspensión de las pruebas por el fallecimiento de una de las personas participantes.

El organismo regulador ha evitado aclarar este miércoles las circunstancias de esta muerte «por respeto a la privacidad e integridad de los voluntarios», pero a falta de que concluyan las investigaciones iniciadas ya ha autorizado que se reanuden las pruebas, según un comunicado.

Asimismo, Anvisa ha querido aclarar que la suspensión de los trabajos no implica necesariamente que el producto investigado no sea seguro; sino que se trata de una práctica «común» en este tipo de investigaciones y tiene como objetivo garantizar la seguridad de todos los voluntarios participantes.