La Guardia Civil ha abierto diligencias por el ahorcamiento de un perro que apareció colgado de las vigas de un cortijo derrumbado en el término municipal de Jódar (Jaén). El animal, del que no se pudo establecer la raza por el mal estado en el que se encontraba, lo localizó un vecino mientras paseaba por la zona y dio aviso a la protectora de animales Mágina Animal.

La protectoras de animales Mágina Animal y Galgos del Sur fueron las encargadas de dar aviso a la Guardia Civil que se personó en el lugar de los hechos; comprobando que el animal tenia microchip. Tras ello abrieron las correspondientes diligencias por un presunto delito de maltrato animal.

Desde Mágina Animal y Galgos del Sur se ha anunciado en un comunicado que tomarán las acciones judiciales pertinentes para llevar al culpable de estos terribles hechos ante la justicia. Las protectoras han denunciado que este tipo de acciones violentas contra los animales es «una lacra de maltrato animal asociada a nuestro país que hay que erradicar».

Piden medidas al Gobierno ante el maltrato de animales, como perros

Según Consuelo Anguis, representante de Mágina Animal, «en nuestro país existe la terrible costumbre de que individuos sin empatía ni respeto hacia la vida de los animales, actuando con comportamientos asociados a la psicopatía se deshacen de sus animales cuando ya no les sirven ahorcándolos, ahogándolos en un río, tirándolos a pozos o pegándoles un tiro».

Por su parte, la presidenta de Galgos del Sur, Patricia Almansa, ha señalado que es «una cruel tradición en este país por parte de los galgueros; ahorcar, tirar a zanjas o a pozos a los galgos cuando ya no les son útiles para la caza». Por ello, «una cantidad incuantificable de galgos por su alto número han sido ejecutados de esta forma durante décadas».

Desde ambas protectoras piden al Gobierno de España que «no continúe mirando para otro lado ante las atrocidades que se cometen en nuestro país contra los animales». Además, le han exigido «un endurecimiento urgente» de las penas por delitos de maltrato animal en el Código Penal; para que «los maltratadores de animales puedan entrar en la cárcel, y no queden exentos de hacerlo ante la levedad de las penas».