Vuelve la polémica y a ocurrir lo mismo escasos días después de otra detención por el mismo motivo: negarse a llevar mascarilla. El detenido recurre al Habeas Corpus, una herramienta legal que no evita que sea esposado y detenido.

Un agente de la policía le advierte al hombre sin mascarilla en plena vía: «Si quiere comprarse una mascarilla, se la compra, y si no va detenido».

La escena se ha viralizado este jueves en toda España, creando gran debate de si puede ser detenido o no por no llevar puesta la mascarilla.

«Usted no me puede detener por no tener mascarilla, usted me puede multar», relataba el detenido mientras se encontraba junto a un furgón policial.

Tras no dar su brazo a torcer, los agentes lo detienen y engrilletan. El hombre grita: «Habeas corpus, me están deteniendo ilegalmente por no llevar mascarilla. Me pueden multar pero no detener».

En ese momento le explican los policías que lo detienen por «desobediencia y resistencia».»Pero si no tengo una mascarilla, ¿cómo me voy a poner una mascarilla?», responde el detenido. El policía replica: «Usted se ha negado a conseguirla».

¿Es legal detener por no llevar mascarilla?

El experto penalista José María de Pablo ha publicado un hilo de twitter para expresar la legalidad de la situación: «¿Actúa bien la policía o se trata de una detención ilegal?»

«En primer lugar, el detenido tiene razón cuando explica que no le pueden detener por no llevar mascarilla. Eso NO es delito ni, por tanto, causa legal de detención».

«No llevar mascarilla es una infracción administrativa (como aparcar en zona azul sin sacar ticket). La policía le puede tomar los datos y denunciarle para que después se le imponga una multa. Punto».

«¿Y por desobediencia, le pueden detener? El delito de desobediencia exige una orden legítima de la autoridad (o sus agentes), dirigida clara y personalmente a esa persona, con apercibimiento de las consecuencias de desobedecer».

«Por eso incumplir una ley no es desobediencia. El bien jurídico protegido hace referencia al principio de autoridad de quien da la orden. Se debe tratar de una orden CONCRETA dirigida personalmente a un sujeto CONCRETO».

«También es necesario que la desobediencia sea grave: la desobediencia leve se despenalizó en 2015. En mitad de una pandemia no veo dificultad en considerar grave la desobediencia a órdenes relativas a medidas sanitarias».

«Pero, además (y aquí está el problema) se debe tratar de una orden que el sujeto PUEDA CUMPLIR. Si, como parece desprenderse del vídeo, el detenido no llevaba encima ninguna mascarilla, la orden de ponérsela es imposible de cumplir. Luego NO hay desobediencia».

«Tampoco veo visos de resistencia (el agente le informa de que también le detiene por eso). En ningún momento se ve que el sujeto se resista u obstaculice la labor de los agentes. Por eso (salvo que me falten datos que no aparezcan en el vídeo) parece que se trata de una detención ilegal».

«Los agentes debían haberse limitado a tomarle los datos, denunciarle para una sanción administrativa, y ordenarle que se dirija a la farmacia más cercana (incluso acompañarle si es preciso) a comprar una mascarilla».

«La pandemia que sufrimos es muy grave y las medidas muy necesarias. Pero sigue estando prohibido detener por una infracción administrativa. No entro en los ridículos gritos de “habeas corpus” del detenido. ¿De dónde habrá salido esta leyenda urbana?»

«Consejo importante. Este vídeo confirma la importancia de grabar este tipo de actuaciones. Es una prueba esencial para la defensa. Con este vídeo cualquier Juez archivará la imputación por desobediencia diga lo que diga el atestado».