José Luis Escrivá,  ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, ha asegurado este viernes 11 de septiembre que el Gobierno no contempla que se vayan a congelar las pensiones. Asimismo, ha adelantado que establecerá una regla fija de revalorización de las pensiones que asegure el mantenimiento de su poder adquisitivo.

De esta forma, el gobierno prevé revalorizar la pensión nuevamente en 2021. Se espera que vuelva a estar vinculada al IPC, al igual que este año, cuando la pensión aumentó un 0,9%.

En palabras de Escribán «no se ha estudiado el congelamiento de las pensiones. Nuestro objetivo es eliminar la incertidumbre del mecanismo de mantenimiento permanente del poder adquisitivo y establecer una regla fija de pensiones que asegure el poder adquisitivo cuando se ratifique el Convenio de Toledo».

Por otro lado, el ministro Escirvá no cierra la puerta a una posible congelación del sueldo de los funcionarios. En este sentido, considera que a nivel macroeconómico no es «muy relevante» debido a la evolución «muy contenida» de los precios. De hecho, en los últimos doce meses de agosto, el IPC bajó un 0,5%. Se espera una inflación negativa para todo el año, que también será «controlada» en 2021.

Cambios en jubilaciones anticipadas y planes de pensiones

Escrivá sí que ha confirmado que el gobierno está trabajando para reducir la jubilación anticipada. El año pasado aumentaron un 16%, al considerar que hay un «mal diseño» en la norma. Según ha explicado, aunque hay un desincentivo a la jubilación anticipada con un recorte por año anticipado del 8%, al aplicarse sobre la base reguladora y no sobre la pensión hay una «enorme diferencia». Por ello, el efecto desincentivador termina siendo muy bajo especialmente en las pensiones máximas, de entorno al 2%.

Por ello, ha avanzado una corrección de esta situación, lo que pasaría por que el coeficiente reductor de las jubilaciones anticipadas se aplicara sobre la pensión y no sobre la base reguladora como en la actualidad.