El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha acudido este viernes al nuevo centro logístico regional y provincial de Granada a donde ha llegado la mitad del millón de test rápidos adquiridos recientemente por el Gobierno andaluz. Ha considerado que, con la compra de estas pruebas diagnósticas, la comunidad autónoma se sitúa «a la vanguardia en la lucha contra la Covid-19».

«Desde el primer momento tuvimos claro. A tenor de lo sucedido durante el estado de alarma, que Andalucía debía ser lo más autosuficiente posible en cuanto a los suministros de material de protección. Con una apuesta clara por las empresas andaluzas. Y que debíamos garantizar un abastecimiento lo suficientemente amplio para estar bien preparados en caso de una segunda ola de infecciones», ha relatado Moreno.

Gracias a esa «previsión», el Gobierno andaluz ha invertido una partida de 120 millones de euros para asegurar un estocaje de equipos de protección –test, mascarillas, batas, gorros, etc.– para cubrir las necesidades durante, al menos, seis meses. Concretamente, de esos 120 millones se han invertido 4,5 en la compra de los nuevos test rápidos.

Moreno ha aclarado que la mitad de estas pruebas se almacenarán para su distribución en el centro con que cuenta la Junta de Andalucía en Granada y el resto tendrá como destino el centro logístico de Sevilla.

Se trata de test rápidos de antígenos de Abbott de última generación, tan fiables como la PCR. Pero con la particularidad de ser más rápidos, porque su resultado se conoce en tan sólo quince minutos.

Fiabilidad

Acompañado del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, el presidente andaluz ha puntualizado que la fiabilidad de esta prueba ronda el cien por cien en los tres primeros días del inicio de los síntomas y del 90 por ciento a partir del cuarto día. De este modo, se evitará tener que realizar una PCR en caso de obtener un resultado positivo. De hecho, únicamente se realizará la PCR en aquellos casos que, con sintomatología, dieran negativo en este test.

Igualmente, ha explicado que la muestra es un exudado nasofaríngeo obtenido por un profesional sanitario y que el método de análisis es la inmunocratografía, similar a los test rápidos de anticuerpos.

Ademñas, no requiere de instrumentos de lectura, por lo que puede hacerse fuera del laboratorio, con lo que evita desplazamientos a colectivos sensibles.

Estos test se utilizarán principalmente en Atención Primaria y Urgencias, pero también en las residencias sociosanitarias para más comodidad para mayores y profesionales sanitarios.

Junto a ello, Salud está estudiando la compra de otros análisis moleculares en muestra de saliva que permitirían obtener resultados en un corto periodo de tiempo. Y evitarían también el desplazamiento de pacientes, según ha precisado Moreno.

Asimismo, el Gobierno andaluz continuará aumentando el estocaje de cara al otoño y el invierno, «por lo que se pueda presentar». Todo ello debido a la coincidencia del coronavirus con la gripe común.

Rerserva de vacunas

Así, ha expresado que su Ejecutivo seguirá dando pasos hasta que no llegue la vacuna contra la Covid-19. Su administración ya está planificada con la reserva de medio millón de dosis y 25 millones de agujas y jeringuillas. En este punto, ha destacado que nunca en la historia de la comunidad autónoma se ha invertido tanto como ahora en sanidad pública.

Con el plan de modernización y actualización de infraestructuras sanitarias en marcha, que contempla 117 millones para 672 obras, o el refuerzo de personal por la pandemia, con la contratación de 5.000 profesionales además de los 20.000 del Plan Verano (casi un 14 por ciento más que el periodo estival anterior). Además de mejoras en reconocimiento a la enorme labor desarrollada por los éstos.

También se ha invertido en equipos de protección, como estos test rápidos, reserva de vacunas y jeringuillas «para cuando podamos usarlas, ojalá que cuanto antes», y en planes de choque para aliviar las listas de espera y mejorar la Atención Primaria.

«Por eso cae por su propio peso cualquier crítica sobre el desmantelamiento de la sanidad pública», ha dicho. «Estamos reforzando nuestro Sistema Público de Salud como jamás nadie lo hizo en esta tierra. Y entonces no corrían tiempos de pandemia como los presentes ni de extrema carestía de recursos financieros».

Por último, ha insistido en que Andalucía «no va a escatimar ni un solo esfuerzo» para garantizar la salud de los andaluces. Algo que, según subrayado, lo están «demostrando día a día por responsabilidad. Aun a sabiendas de que la factura sanitaria por la Covid que cubrirá el Gobierno de España será sensiblemente inferior a la invertida».

Una factura que empezó siendo de 1.800 millones de euros y que alcanza ya los 2.300 millones. «Y lo seguiremos haciendo siempre que sea menester, poniendo todo el celo y empeño del mundo en trabajar para atajar la crisis sanitaria, económica y social que estamos padeciendo», ha concluido.