«Yo no pondría multas: ¡los llevaba directamente a un hospital!»

Miguel Rellán muestra su queja contra quienes incumplen las medidas de seguridad

Hay que decir la verdad bien alto y bien claro. Casi como una denuncia social. De eso se trata. Es el caso del intérprete Miguel Bellán, quien ha superado el coronavirus tras pasar 21 días ingresado en el hospital.

El reconocido actor ha contado este lunes 10 en el programa Espejo público cómo han sido estas complicadas semanas -durísimas donde las haya- y cómo afronta a partir de ahora la vida después de superar la enfermedad.

El invitado, con verbo claro, ha explicado al detalle que, incluso, estuvo unas semanas en coma y ha descrito los síntomas del coronavirus como «si te hubiera pasado una apisonadora por encima».

«He hecho -añadió- un máster con ‘cum laude’ de 21 días metido en el hospital a punto de ir para el otro barrio». Quiso, en este sentido, poner buena cara al mal tiempo. es una actitud inteligente.

Bellán no quiso desaprovechar la conexión para arremeter contra aquellos incívicos que incumplen las medidas de seguridad sanitarias. Es el peor hábito actualmente en España.

«¿Qué está pasando? ¿Qué tienen estos descerebrados que van a contagiarse el coronavirus?», ha incidido el actor algo molesto tras conocer la noticia de que un grupo de personas organizaron una acampada para contagiarse el Covid-19. Algo que no es de recibo.

El colmo del arrojo. El colmo de la insensatez. El colmo de la sinrazón. La presentadora Lorena García le ha preguntado a su entrevistado sobre qué medidas implantaría él para evitar este tipo de conductas incívicas. Una pregunta directa. Una pregunta pragmática.

«Yo no pondría multas, los llevaba directamente a un hospital», ha comentado el actor. Además, Bellán ha querido abundar aún más y ha añadido: «A lo mejor soy muy duro, pero los llevaba a meter cadáveres a los ataúdes».

En este sentido, el actor ha comentado que aquellos que no han pasado la enfermedad o no la han vivido de cerca, por alguno de sus familiares, no son conscientes de la peligrosidad del virus. Es cuanto se viene comentando en medios de comunicación: la lamentable inconsciencia social reinante.

Igualmente el ganador de un Goya ha narrado uno de los momentos más complicados que ha pasado durante su ingreso y ha contado que, incluso, le preguntó a su enfermera si se estaba muriendo.