Metro Sevilla instala un cargador para coches eléctricos

El metropolitano sigue apostando por la intermodalidad, aplicando medidas que fomentan la movilidad sostenible

Metro de Sevilla, sociedad concesionaria de la Junta de Andalucía, ha instalado en el aparcamiento disuasorio del intercambiador de San Juan Bajo, en San Juan de Aznalfarache, un cargador de vehículos eléctricos, en colaboración con la empresa Cable Energía. Dicho equipamiento está operativo desde hoy y tiene carácter gratuito para usuarios del suburbano.

Esta iniciativa es una apuesta del metropolitano, adscrito a la Agencia de Obra Pública, por fomentar la intermodalidad y la aplicación de medidas de eficiencia energética, en línea con los postulados de la propia Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio.

Estos aparcamientos disuasorios fomentan la combinación del coche con el metro, favoreciendo que usuarios próximos a las estaciones metropolitanas puedan recurrir cómodamente al transporte público.

El cargador para vehículos eléctricos, que se ha instalado reservando dos plazas del aparcamiento debidamente señalizadas, cuenta con puntos de conexión que permiten cargar dos vehículos de forma simultánea con una potencia máxima de 22 kW por cada toma.

Dicho cargador es compatible con cualquier tipo de vehículo y contiene una pantalla digital que indica el modo de proceder para llevar a cabo la recarga con éxito.

Como particularidad, el cargador instalado permite ampliar su cobertura hasta 16 plazas de vehículos eléctricos, que podrían ser implementadas a medida que aumente la demanda de este servicio.

La energía utilizada en los puntos de carga, como toda la que se utiliza en Metro de Sevilla, procede de fuentes cien por cien renovables.

Esta energía utilizada en los cargadores puede tener origen en la energía recuperada de la frenada de los trenes, en los paneles solares situados sobre la cubierta de los Talleres y Cocheras o en la energía que metro adquiere a comercializadoras que certifican su origen cien por cien renovables.

De este modo, se fomenta la transición hacia un transporte sostenible y cien por cien limpio, también en los trayectos desde o hacia el metro.

El metropolitano sevillano es ya un referente de movilidad sostenible en la ciudad, concepto que va más allá de los beneficios ambientales y que tiene como fin último la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.