La Geoda de Pulpí reabre remodelado y con nuevas galerías

El cierre de las instalaciones fue anterior a la declaración del estado de alarma debido a los trabajos de adaptación y mejora iniciados el pasado 24 de febrero

La Geoda de Pulpí (Almería) va a reabrir de nuevo este viernes 12 de junio sus puertas tras la remodelación de sus instalaciones, la incorporación de una nueva galería y la adopción de protocolos de higiene y seguridad en el interior de la Mina Rica, que podrá ser explorada por grupos de hasta diez personas si pertenecen al mismo núcleo familiar.

El cierre de las instalaciones fue anterior a la declaración del estado de alarma debido a los trabajos de adaptación y mejora iniciados el pasado 24 de febrero, que tenían como objetivo la instalación de un ascensor y la rehabilitación de un nuevo espacio: la galería de las colas de golondrina, de unos 50 metros de largo y dotada de cristales y huellas –escritas y marcas con herramientas– que datan de 1912.

La visita a la geoda, que recientemente ha solicitado ante la Junta su declaración como monumento natural, llevará aparejadas medidas concretas desde el acceso al recinto, ya que todos los vehículos que entren a las instalaciones serán desinfectados mediante un sistema de aspersores.

Asimismo, antes de entrar en la zona de espera, los visitantes deberán pasar por un «cuarto de desinfección», donde se desinfectarán los zapatos, las manos y se tomará la temperatura.

«Nadie podrá entrar a la zona segura sin mascarilla o con una temperatura superior a 37,2 grados», han advertido desde el recinto.

En este sentido, han incidido que en los usuarios deberá llevar de casa mascarillas para poder realizar la visita. En caso contrario, tendrán la posibilidad de adquirir una en la tienda de las instalaciones «al precio estipulado por el Gobierno».

Una vez dentro, los visitantes esperarán en una zona amplia, al aire libre, donde podrán mantener en todo momento la distancia de seguridad. En esta zona esperarán a la llegada de su guía para realizar la visita, que se hará en grupos de siete personas, ampliables hasta diez en grupos familiares. A todos ellos se les proporcionará sus cascos desinfectados en la bocamina.

Las medidas de higiene también se extreman en el interior de la mina, ya que los visitantes contarán con varios puntos de gel hidroalcohólico en diferentes espacios como el polvorín, la escalera, la geoda gigante o el recién instalado ascensor, que conecta dos galerías y facilita el acceso a personas con movilidad reducida. Entre otras medidas, los visitantes también podrán llevar bata, guantes, redecilla y mascarilla. Las superficies de desinfectarán varias veces al día.

Más de 160.000 euros de inversión

Las nuevas instalaciones de la geoda han supuesto una inversión de 160.188,69 euros entre el proyecto, compra e instalación del ascensor y la adecuación y montaje eléctrico de la nueva galería; a esto se suma el coste total de la obra exterior de la plataforma para la recepción de centro de visitantes, 100.016,22 euros que fueron financiados con el apoyo de Diputación.

Durante dichas obras se han retirado alrededor de 100 toneladas de escombros, de las que se han extraído restos de cristales de yeso, y otros tipos de materiales semienterrados de gran valor que se han preservado para exponer en el futuro museo de La Geoda. A esta inversión se suman los 500.000 euros que financiaron Ayuntamiento y Diputación para su puesta en valor.