Obligan a un niño de 4 años a dormir en el suelo del hospital

El pequeño tuvo que permanecer sin cama durante ocho horas con una máscara de oxígeno

En casi todos sitios cuecen habas con respecto al deficiente estado de la sanidad. A las pruebas de la evidencia hay que remitirse. Y es que la imagen del pequeño Jack, de sólo 4 años, durmiendo sobre suelo, prácticamente encogido y encima de un abrigo -haciendo éste las veces de un incómodo colchón-  en un hospital de Leeds ha dado a entender muchas cosas. Muchas carencias…

Por ejemplo  la mala situación del servicio público sanitario en Gran Bretaña. Las redes sociales han hecho de las suyas para bien. Casi como un servicio social de la extensión  de la noticia. A modo de denuncia. Y se ha hecho viral. Y está dando la vuelta al mundo. Naturalmente, bastantes personas han aprovechado para criticar la política de Boris Johnson.

Los hechos acontecieron la semana pasada. Jack fue trasladado en ambulancia al Leeds General Infirmary afectado por lo que parecía una neumonía. No imaginaban lo que les esperaría minutos después. Ante la saturación de urgencias y la falta de camas, trasladaron a Jack a una sala, lo estiraron sobre un abrigo y lo taparon con una manta. Y así estuvo durante cuatro horas -durante cuatro largas e interminables horas, durante cuatro desesperantes horas- con una máscara de oxígeno.

Su madre Sarah ha hablado. Ha hablado indignada. Para explicar que en total su hijo estuvo ocho horas en el la sala de espera de urgencias del hospital, el doble del tiempo de espera habitual. Y no fue hasta trece horas y media después que Jack no pudo tumbarse en una cama.

Desde el Leeds General Infirmary no han dejado de pedir disculpas a Jack, a su madre y a toda la familia, asegurando que hacía tres años que no se encontraban con las urgencias tan saturadas. Pero la indignación no sabe de pretextos. Ni de eventualidades. Para Sarah, lo que le ha pasado a su hijo, demuestra que la sanidad pública en Gran Bretaña está en crisis.

Advertisement

Cabe apuntar que finalmente Jack no tenía neumonía, le diagnosticaron la gripe y una amigdalitis. De lo que no se ahorró es de pasarse ocho horas en urgencias, cuatro de ellas durmiendo en el suelo. Con una incomodidad de padre y señor mío. En una postura y en una situación del todo inadmisibles.

sierra nevada