El robo sufrido por sor Teresa, religiosa de las Hijas de la Caridad del Comedor El Salvador, enseguida despertó el potencial solidario  que demuestran con creces las Hermandades y Cofradías cuando la necesidad ajena llama a sus puertas. Una suerte de ejemplaridad fraternal que las corporaciones nazarenas no cesan de evidenciar.

El robo que ha sufrido esta querida religiosa ya ha sido repuesto, en su cantidad económica, por las diversas ayudas provenientes de las cofradías de la ciudad. Repuesto por largo, en tanto en cuanto las cantidades recaudadas, gracias a la generosa aportación personal de hermanos, ya han rebasado los 6.000 euros que fueron sustraídos.

Bien es cierto que, en cuanto a la caridad se refiere, ninguna cantidad es suficiente habida cuenta la creciente necesidad que Jerez alberga en este sentido y asimismo el alcance solidario que las Hijas de la Caridad cultivan a diario. Una labor muy notable que encara cada jornada como una auténtica aventura, como un difícil reto que revalidar en pro de los más desfavorecidos.

Se equivocan de lleno quienes -desconocedores del ámbito- achaquen a los cofrades el único interés por las manifestaciones externas de culto; por la catequesis plástica de la Semana Santa o; lo que viene a definirse tan repetida como inexacta o injustamente, “jugar a los pasitos”. Una expresión desafortunada pues los pasos no admiten diminutivo ni en las cofradías ningún cofrade juega a nada.

Los cofrades impulsan acciones solidarias

Ya la pandemia y su consiguiente confinamiento trajo consigo una reacción inmediata de las Hermandades. Sobre todo a favor de las personas mayores que necesitaban ayuda de distinto cariz. Iniciativas como las surgidas, por ejemplo, en las Hermandades de las Tres Caídas y la Coronación de Espinas dicen mucho del sentido altruista y la empatía que las instituciones cofradieras demuestran por terceros, por los demás, por el prójimo.

El robo padecido por la buena de sor Teresa ha propiciado tres cuartos de lo propio. Y cabe incidir en ello. Una de las Hermandades que más se han movilizado a este tenor ha sido la señera de la Vera-Cruz, con sede canónica en San Juan de los Caballeros. Reproducimos a continuación, textualmente, el comunicado remitido por la Hermandad este martes 10 del corriente mes de noviembre:

“La Bolsa de Caridad de nuestra Hermandad de la Santa Vera Cruz, continúa trabajando en su campaña de apoyo al Comedor de El Salvador; después del robo que sufriera la superiora de la comunidad de las Hijas de la Caridad el pasado jueves”.

“Durante toda la jornada de ayer lunes y hoy martes, han continuado las donaciones a través de Bizum y transferencias bancarias y a la hora de escribir esta información, son ya 140 donantes y 5745 euros los recaudados en esta campaña y como decimos siempre, todo es poco para las necesidades de esta institución”.

A sólo 255 euros

“Ya estamos cerca, a tan solo 255 € de alcanzar los 6.000 € que fue la cantidad que le robaron la pasada semana. Aunque al inicio de esta campaña no soñábamos con estas cantidades, ahora al ver la solidaridad de todos nuestros hermanos y bienhechores, nos gustaría llegar a esa cifra redonda”.

“Recordemos que en el día de ayer, ya se entrego un talón con los primeros 4.000 € recaudados; y estamos a la espera de poder seguir entregándole a las Hijas de la Caridad, todo lo que se ingrese en nuestra cuenta. Nada nos hace mas ilusión, que «ayudar a quien ayuda». Desde estas líneas queremos recordar los datos de nuestra campaña, para todo aquellos que quieran seguir colaborando con la misma”. No han de olvidarse los siguientes datos: Ayuda económica a la cuenta ES 89 0081 0329 1800 0232 7636 y Bizum: 609 84 67 80.