Cádiz reduce el aforo de los autobuses urbanos por el Coronavirus. El Ayuntamiento de Cádiz reducirá desde hoy martes, día 10 de noviembre, el aforo en el transporte público local al 50% del aforo total; una limitación acordada por el Consistorio gaditano y la empresa concesionaria del servicio en una reunión de urgencia mantenida este lunes.

El Ayuntamiento de Cádiz ha decidido extrapolar al servicio de los autobuses urbanos las medidas decretadas ahora por la Junta de Andalucía para la limitación de los servicios interurbanos por el Coronavirus. Todo una vez que el Gobierno andaluz no indica nada al respecto del transporte urbano en el BOJA extraordinario publicado ayer 8 de noviembre que contempla un endurecimiento de las medidas de control para evitar la propagación del Coronavirus en la comunidad autónoma desde este martes 10 de noviembre y hasta el próximo día 23.

Aforo en los autobuses urbanos

Así, si hasta ahora el aforo en los autobuses de línea de la ciudad eran del 75% del total en los usuarios que iban de pie. Y del 100% en los que iban sentados pese al Coronavirus. Sin embargo, ahora el aforo se reducirá al 50% del total en ambos conceptos.

Estas nuevas medidas que se pondrán en marcha desde hoy en la flota de autobuses urbanos. Y complementan a las que ya vienen desarrollándose desde hace meses en esta misma línea. Y que consisten en la limpieza y desinfección diaria de los vehículos; la instalación de pantallas protectoras para conductores y conductoras; la obligación de que permanezcan abiertas las ventanas; y la obligación de llevar mascarilla dentro del autobús.

La nueva medida adoptada por el Ayuntamiento de Cádiz se irá revisando y actualizando. Todo en función de la realidad que arrojen los datos del servicio en los próximos días, con el objetivo de ir afinando con mayor precisión su desarrollo.

Preocupación por la falta de autobuses

La concejala del PSOE en el Ayuntamiento de Cádiz Natalia Álvarez ha criticado la «falta de compromiso del equipo de gobierno con el transporte público de la ciudad». Ha pedido aumentar la flota de autobuses urbanos «para garantizar la seguridad de los usuarios».

Según ha señalado en una nota, el PSOE ha presentado un escrito a través del registro municipal para solicitar información sobre diferentes aspectos relativos a la gestión municipal sobre el transporte público; «del que se reciben quejas diarias tanto de viajeros como de los propios empleados de la empresa».

Falta de autobuses urbanos en todas las líneas

Álvarez se ha referido, en primer lugar, a la falta de autobuses en todas las líneas, «un hecho que provoca que en los autobuses urbanos tengan que viajar un alto número de pasajeros, algo que se puede solucionar incrementando la flota, que actualmente no está ni siquiera al 100%».

Además, en relación a esta falta de líneas, Álvarez ha puesto sobre la mesa la ausencia del pliego para un nuevo contrato del servicio que lleva pendiente años; «y que el alcalde no ha sido capaz de sacar hacia adelante, a pesar del déficit de explotación de más de dos millones al año que se pagan desde las arcas municipales».

La concejala socialista también ha insistido en algunos problemas concretos respecto a la falta de autobuses. Por un lado, «la línea 3 llega a tener un intervalo de 40 minutos entre un autobús y otro en algunas franjas horarios».

Y, por otro, ha exigido conocer las razones porque las que se ha suprimido el servicio de buhobús o por qué este verano no se ha contado con el servicio de la línea 7 las tardes de los sábados y los domingos.

Falta de preocupación por el transporte público en Cádiz

«Esta falta de preocupación por el transporte público recae directamente en los usuarios y también en los trabajadores», ha destacado Natalia Álvarez, que ha añadido que «los conductores de los autobuses son quienes reciben toda la presión. Además de las quejas ante la falta de seguridad, sin tener ellos ninguna responsabilidad».

A juicio de la edil del PSOE, «es necesario que el alcalde se siente con la empresa que tiene la concesión municipal del servicio y negocie, porque hacen falta más autobuses. Y más conductores para poder reducir la frecuencia entre un autobús y el siguiente, y ofrecer así un servicio seguro y de calidad».

Además, ha insistido en que el nuevo pliego «que llevan prometiendo desde el año 2015» es la clave para que Cádiz cuente con un servicio de transporte urbano «adaptado al siglo XXI».