La UD Almería acabó ‘resbalando’ en su partido frente al UD Logroñés y cosechó la segunda derrota de la temporada. Más allá del hecho metafórico de escurrirse en el resultado, los almerienses tuvieron que jugar en un terreno de juego que provocaba que los futbolistas se deslizaran continuamente y no se pudieran trenzar jugadas de toque. Así pues, con un cuadro riojano que estuvo más aguerrido, un gol de Andy en la recta final hizo que los rojiblancos —de amarillo en Las Gaunas— regresaran a nuestra ciudad de vacío.

Aunque en los minutos iniciales nuestros representantes tuvieron la posesión e intentaban tener la iniciativa, los locales supieron adaptarse mejor a las condiciones del césped para ir ganando presencia sobre el área defendida por Fernando. Tanto fue así que, en el minuto 14, el Logroñés iba por delante en el marcador, pero sin que el gol llegara a tener validez finalmente porque el VAR advirtió al colegiado de que había una mano en el control.

José Gomes presentó novedades en el once inicial como consecuencia de que el ‘virus FIFA’ afectaba a la plantilla por la presencia de hasta tres futbolistas en distintas selecciones. En este sentido, Fernando ocupaba la portería, mientras que los centrales era Peybernes y Chumi, que debutaba en un compromiso oficial con la elástica de la UD Almería. Por lo demás, la formación tenía una continuación con respecto a las dos citas anteriores.

Con el paso de los minutos, el choque se fue volviendo incómodo para los almerienses. La idea era clara: repetir el buen juego de las dos primeras jornadas, pero los continuos resbalones de los futbolistas hacían que fuera casi imposible. Además, los rivales estaban sabiendo cómo hacerlo para impedir que los visitantes pudieran crear con facilidad, por lo que en el primer periodo solo destacaría, en el minuto 45, una buena acción entre Villalba y Lazo, que terminaría con un disparo del de Sanlúcar de Barrameda rozando el poste.

Tras la renudación, el técnico portugués buscó una reacción al introducir un doble cambio mediante el que João Carvalho y Umar Sadiq entraban en detrimento de Fran Villalba y Juan Villar. No obstante, la UD Logroñés seguía leyendo bien la contienda en el arranque de la segunda mitad. Por ello, después de que un mal bote de balón le jugara una mala pasada a César de la Hoz, Saddiqui probó fortuna con un chut cruzado. Visto que, pese a los movimientos de cobertura, no se estaba conectando la línea medular con la ofensiva, José Gomes movió su banquillo con las incorporaciones de Robertone y Olivera por Samú y Lazo.

Gol anulado a Sadiq

Poco a poco los locales estaban viniéndose arriba y la mayor prueba fue la llegada del 1-0. Corría el minuto 77 cuando Andy superaba a Fernando en el punto y final a una buena acción de los riojanos ante la que no acertó a despejar la zaga almeriense.

Con la desventaja en el marcador, la recta final estuvo protagonizada por la presencia de la UD Almería en el lado de campo contrario. Sin embargo, el Logroñés continuaba muy metido y era casi imposible que concediera una ocasión. En esas, en el minuto 93, Umar Sadiq consiguió un gol, pero no supondría el empate, puesto que, tras revisarlo en el monitor del VAR, el árbitro interpretó que se ayudó con la mano en el control.

Así se llegaba a la conclusión de un encuentro en el que el Almería sufrió la segunda derrota de la temporada 2020/2021. Tal y como advirtió José Gomes en la previa, iba a ser importante estar al doscientos por cien para superar a un rival aguerrido, que acabó siéndolo y superando en tensión a los visitantes para terminar quedándose los tres puntos que había en juego en Las Gaunas.