Hay quienes piensan que Karra Elejalde poco menos que ha recalado en la escena española coincidiendo con el éxito sonoro de ‘Ocho apellidos vascos’ hace un puñado de años. Craso error. Karra es uno de los actores, además de los predilectos de buena parte de los críticos cinematográficos especializados en la materia, más consolidados del cine español. Su currículo produce vértigo, de puro fecundo y dilatado en el tiempo.

Karra nació en Vitoria, Álava. Pese a ser hijo de un músico y de una ama de casa, su vocación por la escena le viene de niño. Pronto se interesó por el mundo de la interpretación. Hizo de todo antes de adentrarse de lleno en la dedicación actoral. Comenzó estudiando para convertirse en electricista. Al mismo tiempo cursaba estudios de pintura y escultura en la Escuela de Artes y Oficios. Le gustaba crear. Y recrear.

Con precocidad comienza a actuar. Una trayectoria muy polifacética de inicio. Por ejemplo la fundación de grupos de teatro o la escritura de letras de canciones para conjuntos de rock vasco. Su versatilidad le abrió caminos. Y, machadianamente, hizo camino al andar. Lo dicho: la latente de la creación por bandera.

Sucedió una casualidad favorable cuando se marchó al servicio militar: conoció entonces al actor Toño Sampedro. Éste le propuso sumarse a su grupo. Sería poco después cundo debutaría en el exitoso espectáculo ‘Adiós, hasta huevo’, donde interpretó nada más y nada menos que a once personajes.

El teatro vasco independiente fue su escuela práctica. Ahí comenzó a darlo el todo por el todo. En grupos como Grupo SamaniegoLa FarándulaKlacatrak o Ttipi-Ttapa teatro y en distintos tipos de espectáculos teatrales. Para destacar en la trilogía de monólogos Etc, Etc… (1988), La Kabra tira al monte (1997) y La Kabra y Miss Yoe’s (2006).

‘A los cuatro vientos’ fue su primera película. Corría el año 1987. No obstante su unión con cineastas de la talla de Juanma Bajo Ulloa y Julio Medem le otorgan un espaldarazo ciertamente inesperado. A partir de ahí su trayectoria en el celuloide fue un continuo ‘in crescendo’. Se considera ante todo y por encima de todo… actor.

Karra Elejalde ha rodado con algunos de los directores más destacados de España, como José Antonio Zorrilla, Julio Médem, Álex de la Iglesia, Juanma Bajo Ulloa e Iciar Bollain, quien le dirige en la película También la lluvia (2010), y le vale el Premio Goya como Mejor actor de reparto por su doble interpretación de Cristóbal Colón y el actor que lo interpreta, Antón, un hombre enfermo y alcohólico. Estaba en racha. En una racha imparable. En una racha ascendente. A velocidad de crucero.

El boom de los apellidos vascos

En 2014 fue otro año capital para Karra Elejalde : y es que volvió a ganar el Goya en la misma categoría por la taquillera Ocho apellidos vascos, de Emilio Martínez-Lázaro. También ha participado en Mientras dure la guerra de Alejandro Amenábar interpretando el papel de Miguel de Unamuno (2019).

Ocho apellidos vascos cosechó un éxito tal que hasta llegó a convertirse en un fenómeno social. Arrasó en taquilla y arrasó en el plácet y en el aplauso de prácticamente todos los españoles. Su personaje hizo reír a mandíbula batiente a los miles de espectadores que abarrotaron las taquillas de los mejores cines del país.

Karra Elejalde se caracteriza por su capacidad camaleónica para interpretar diferentes registros. Ningún personaje suyo se parece, entre sí, a cualquier otro. Tampoco está encasillado en un género concreto. No destaca en el humor por encima del drama ni al contrario. Este sábado 10 de octubre cumple 60 años. Tan jovial y tan dicharachero como siempre. Tan buen actor y excelente profesional.