El presidente de Emasa y concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Cádiz, Martín Vila, ha mantenido varias reuniones en los últimos días con distintas asociaciones de vecinos de la ciudad. Todo para trasladarles de primera mano la información que se está difundiendo sobre las zonas de estacionamiento regulado en la ciudad; con una nueva distribución de estacionamiento regulado que entrará en vigor el próximo 22 de octubre.

El edil, de hecho, ha proporcionado dípticos a los y las representantes vecinales para que estas personas, a su vez, los distribuyan por los diferentes barrios de la ciudad. Esta acción es complementaria al reparto que viene realizándose desde Emasa desde la pasada semana. Vila se ha reunido con las asociaciones vecinales de Bahía Blanca-Puente Bahía, San José-Playa, Cádiz Centro, Mentidero, Pópulo-San Juan, Santa María, La Viña y El Balón.

Encuentro con representantes vecinales

En el encuentro, el presidente de Emasa ha repasado con los y las representantes vecinales los distintos elementos de la ordenanza de establecimiento regulado. Dando a conocer también la implantación de la nueva oficina de esta empresa municipal en el casco histórico. Y trasladándoles a las asociaciones de vecinos que se les tiene como interlocutoras para tramitar las tarjetas de residentes de la gente que viva en sus zonas de influencia.

Además, también ha recabado propuestas y sugerencias de cara a que la empresa municipal las implemente en su gestión. En este punto, explica que estudiará peticiones trasladadas meses atrás por representantes vecinales. Todo para la ampliación de zonas para residentes durante todo el año en vías cercanas al Paseo Marítimo de Cádiz.

Martín Vila agradece a las asociaciones de vecinos que contribuyan a difundir las condiciones y ventajas de la nueva regulación de los estacionamientos en la ciudad. Está pensada para otorgar por primera vez en Cádiz preferencia al residente para poder aparcar en la vía pública.

Beneficios para la ciudadanía

Martín Vila ha avanzado que la ordenanza incluye grandes beneficios para la ciudadanía como las nuevas zonas azules, naranjas y verdes. O la posibilidad de que los vehículos con permiso para aparcar en carga y descarga puedan estacionar en zona azul y naranja durante 30 minutos. Los residentes podrán estacionar en zona verde por una cuota de 50 euros al año. Y los trabajadores, funcionarios y autónomos tendrán la posibilidad de pagar un bono de 90 euros mensuales por aparcar en zona naranja.

La nueva ordenanza recoge a su vez el descenso del precio por hora de 1,80 a 1,20 euros en zona naranja y el incremento de 0,90 a 1 euro en zona azul, Así como la creación de una tarjeta para no residentes trabajadores que compartan vehículo, equiparándose en este caso a los residentes. De modo que fomente el uso de vehículos compartido y reduzca a su vez el número de coches que entran a diario en la ciudad.

Paso previo

Vila ha señalado que «como paso previo a la entrada en vigor de esta nueva ordenanza y con el objetivo de informar a toda la ciudadanía, vamos a reforzar la campaña de difusión. Se hará especial hincapié en las condiciones establecidas para estacionar en las diferentes zonas (azul, naranja y verde). Así como el acceso a las tarjetas de residente, de transportista, trabajadores que compartan vehículo… colectivos que van a verse beneficiados con esta Ordenanza».

Así mismo, se aumentará la difusión que ya se está realizando a través de redes sociales. Y pantallas de autobuses de este documento con el buzoneo a domicilio o la celebración de reuniones con colectivos para facilitar su conocimiento. El concejal de Movilidad ha recordado que en el Casco Histórico es donde tendrá mayor incidencia esta ordenanza ya que se declarará zona verde todo el interior del centro.