La crisis sanitaria de la pandemia ha trastocado la concepción incluso geopolítica de media Humanidad. Conceptos como trashumanismo, nuevo orden social, desplome del sistema económico internacional, dueños del mundo, bioterrorismo, mutación del género humano… están a la orden del día. La sociedad ha sufrido un giro copernicano que se balancea en la ingravidez de la propia incertidumbre.

El origen de la pandemia es un misterio cuyo laberinto no traza ninguna resolución. Al menos por el momento. Esta situación de crisis sanitaria ha hecho correr ríos de tinta. Las versiones son contradictorias. En este sentido sobresalen libros que cuentan con el respaldo masivo del gran público.

Dos libros bien fundamentados. Uno de ellos, ‘La verdad de la pandemia’, escrito por la periodista todoterreno Cristina Martín Jiménez. Autora, entre títulos, de obras tan exitosas como ‘Los dueños del mundo están al acecho’ o ‘Los planes del club Bilderberg para España’. Un libro que está dando mucho que hablar. Y que ha llamado a la reflexión de sus miles de lectores.

Martín Jiménez subraya su propio texto promocional: “El 31 de diciembre de 2019 China informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la aparición de varios casos de neumonía de causa desconocida en Wuhan, ciudad de la provincia de Hubei. El 23 de enero se cerró Hubei. El 31 de enero la OMS decretó la emergencia sanitaria global”.

“Después de que el máximo organismo a nivel mundial de la salud declarase la aparición de esta pandemia global y los periodistas, gobernantes y políticos ―aunque no todos― la aceptaran sin rechistar, las preguntas, angustiosas, se sucedieron sin respuesta: ¿Por qué tanta insistencia en parar el mundo, en confinarnos en casa? ¿Cuál era el origen real del virus? ¿Había contado China la verdad? ¿Fue un ataque de Estados Unidos?”.

Cristina Martín Jiménez lleva muchos años dedicada al estudio de la materia geopolítica-económica. Afirma que el contexto de la crisis del covid-19 es evidente: se trata de una guerra porque “los sucesos geopolíticos no ocurren aislados”. Cristina entiende que “la pandemia es una táctica de guerra”. O “dicho rigurosamente, vivimos en una dictadura neototalitaria de aspecto disneico. Esta es la telaraña en la que hemos caído presos”.

Destacamos estas palabras de la periodista: “Los planificadores de este sistema contemporáneo del nuevo orden mundial han dispuesto su ingeniería social para que los ciudadanos actúen como “normópatas”, concepto que, según Enrique Guinsberg, identifica y define al sujeto “normal” como “aquel que acepta pasivamente por principio todo lo que su cultura […]le señala como bueno, justo y correcto, no animándose a cuestionar nada y muchas veces ni siquiera a pensar algo diferente, pero sí a juzgar críticamente a quienes lo hacen o incluso condenarlos, o aceptar que los condenen”.

Un libro de lectura amena y apasionante. Un libro incisivo. Un libro de material revelador. Cristina ha trabajado a fondo. Este obra se está vendiendo como rosquillas. Porque da nombres propios y ofrece una crónica real de los hechos. La pandemia tiene su verdad. Estas páginas dan buena cuenta de ello.