La Guardia Civil ha detenido a dos personas tras lograr interceptar a un vehículo de gran cilindrada que transportaba unos 25 fardos con aproximadamente 700 kilos de hachís. En su huida por la N-340 dirección Algeciras, el vehículo sospechoso ha embestido a un vehículo oficial camuflado que participaba en el operativo de detención. La colisión ha causado heridas de diversa consideración a los tres agentes ocupantes del mismo.

El vehículo había sido avistado en el transcurso de un dispositivo de vigilancia establecido en el litoral. Fue cazado cuando realizaba la carga, que le estaba siendo suministrada por una embarcación semirrígida en el paraje de la Urca, de la localidad de San Roque.

En su huida por la N-340 dirección Algeciras el vehículo embistió contra uno de los vehículos oficiales camuflados. El impacto ocasión heridas a los tres agentes que iban en él.

En el operativo han participado agentes de las Comandancias de la Guardia Civil de Algeciras y Málaga. También de las Unidades GAR, CCON y OCON-SUR de la Guardia Civil.

Tercer incidente en una semana de similares características

Se trata de el tercer caso de atentado contra agente de la autoridad en la última semana, después de que tres agentes de la Guardia Civil fueran tiroteados cuando investigaban una plantación de marihuana en Bornos (Cádiz), dos agentes de la Policía Nacional fueran heridos, uno de ellos de gravedad, en Algeciras al ser embestido por un presunto narcotraficante que acababa de alijar droga, y otros agentes de la Guardia Civil también fueran heridos en Estepona (Málaga) también embestidos en su huida en coche.

Sobre este tema se pronunció este jueves la fiscal especial antidroga de Andalucía, Ana Villagómez. Recordó que «la violencia es consustancial a este tipo de actividades delictivas». «Un delincuente lo que quiere es huir, y esas huidas siempre son violentas». En este sentido, ha señalado que «todos los días las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se juegan la vida para intentar detener a los delincuentes».