La Guardia Civil ha detenido a tres personas relacionadas con el tráfico de drogas a través de un barco de pesca con base en Marbella. Se ha incautado de más de una tonelada de hachís.

La investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de que un pesquero estaría realizando sus labores de pesca simultáneamente con el transporte de grandes cantidades de hachís.

El modus operandi de esta organización era salir regularmente a faenar. Si bien, en ocasiones, el pesquero se dirigía a un punto en alta mar, previamente acordada, para cargarlo de droga y llevarla a tierra.

Posteriormente, el pesquero regresaba cotidianamente a su puerto de referencia donde aguardaba hasta que podría desembarcar la droga sin testigos, según ha informado la Guardia Civil a través de un comunicado.

En su última llegada a puerto, los investigadores sospechaban que la embarcación podría estar cargada de droga. Varias horas después de su llegada a puerto, apareció un individuo que resultó ser el patrón del barco. Éste era el encargado de preparar las labores de desembarco de la droga. En ese instante, fue abordado por los agentes.

Tras el registro a la embarcación, los investigadores hallaron 41 fardos de hachís, que arrojaron un peso total de 1.192 kilogramos de droga.

Por tales hechos se procedió a la detención del patrón y del armador del pesquero además de una tercera persona vinculada a esta red criminal.

De igual modo, se han emitido sendas órdenes judiciales de búsqueda y captura contra dos individuos pertenecientes al grupo criminal y que ejercían labores de marineros de la embarcación.