Los juzgados de Madrid y Miami han acogido los últimos encuentros entre Alejandro Sanz y Raquel Perera. La pareja, después de cerca de un año separados, ponía el punto y final a su relación el pasado 3 de septiembre. El divorcio se ratificó en un juzgado de Pozuelo de Alarcón, en Madrid, y los términos del mismo acaban de hacerse públicos.

Alejandro Sanz tendrá que pagar a Raquel Perera una indemnización de 1 millón de euros. Esta cantidad tendrá que abonarla en tres veces, según ha revelado la revista Semana. En la primera, el cantante tendrá que pagar 400.000 euros, en una fecha anterior al 30 de septiembre de este año. En la segunda, la cifra asciende a 300.000 euros y tendrá que abonarla antes del 30 de septiembre de 2021. Y en la última deberá completar el pago de otros 300.000 euros antes del 30 de septiembre de 2022.

Todo este calendario quedaría supeditado a que las giras y conciertos de Alejandro Sanz se celebren según lo previsto. En caso de que el coronavirus impidiera su celebración el calendario de pago se prolongaría un año más.

Pero la cosa no queda ahí para Alejandro Sanz. Raquel Perera recibirá unos ingresos extras mensuales de 10.000 euros. Este importe se corresponde a la manutención de los dos hijos que comparen: Dylan y Alma de nueve y seis años respectivamente. Estas cantidades irán reduciéndose con el paso de los meses. Eso sí, no será hasta 2023 cuando el cantante pueda disfrutar de sus hijos dos veces en semana, fines de semanas alternos y la mitad de las vacaciones escolares.

La nueva residencia de Raquel Perera

La ya expareja de Alejandro Sanz se mudará a Madrid como parte del acuerdo de separación. En la capital disfrutará de la compañía de su padre y el nuevo domicilio de Perera estará próxima a La Finca, en Pozuelo de Alarcón, donde el cantante reside junto a su nueva pareja, la artista cubana Rachel Valdés.

Los términos del acuerdo incluyen también, según ha desvelado Semana, que en caso de que Raque Perera iniciara una nueva relación y su pareja fuera a vivir a su domicilio, tendría que costear la mitad del alquiler de su vivienda.

Desde que la pareja rompiera los lazos de su relación, Alejandro Sanz ha intentado evitar a toda costa un juicio contra Raquel Perera. Sin embargo, las condiciones iniciales de su expareja, que exigía 40.000 euros mensuales, así como residir en Miami, han hecho que se vea obligado a ceder tanto en lo económico como en las condiciones de la ruptura.

Inicio de la relación

La relación entre Alejandro Sanz y Raquel Perera comenzó hace ya 13 años. En 2007 entró a formar parte de su staff como asistente personal y responsable de sus empresas. Cuatro años más tardes fueron padres de Dylan y en 2014 nacía Alma.

Pese a que el divorcio se ha formalizado en los últimos días, la relación de la pareja tocaba a su fin desde hace más de un año. Coincidiendo con la boda del futbolista Sergio Ramos y la presentadora Pilar Rubio, Raquel Perera se lo hizo llegar a sus amistades más cercanas. De hecho, un mes después de la boda, anunciaban su separación. Y tres meses después, Alejandro Sanz iniciaba una nueva aventura con Rachel Valdés.

Alejandro Sanz, coach de La Voz

El próximo 11 de septiembre, regresará La Voz en la que, un año más, Alejandro Sanz será uno de los coaches junto a Pablo López, Antonio Orozco y Laura Pausini. La crisis del Coronavirus paralizó, durante tres meses, las grabaciones de la nueva edición de «La Voz». Sin embargo, y después de unas maratonianas jornadas de rodaje, el talent show más visto de la televisión ya tiene fecha de estreno.